Los Ensayos Atómicos y el Océano, HERCÓBULUS O PLANETA ROJO - Autor: V.M. Rabolú - Libro completo - (2)

22.07.2014 20:38

Los Ensayos Atómicos y el Océano

Los Ensayos Atómicos y el Océano.-

 

Estamos en un callejón sin salida.

 

Ya hablamos de Hercólubus, más bien por encima, no profundizando mucho para no asustar, no alarmar a la gente. Vamos a ver otro peligro mortal y destructivo, que nadie podrá detener.

Son los ensayos atómicos en el océano.

 

Hay grandes agrietamientos a lo largo del mar, profundísimos, que ya están haciendo contacto con el fuego de la Tierra, debido precisamente a los ensayos atómicos que están llevando a cabo los científicos y las potencias, (que se creen potencias), sin medir las consecuencias de las barbaridades que han cometido contra el planeta y contra la humanidad.

 

El fuego de la Tierra ya empezó a hacer contacto con el agua y están los ciclones haciéndose ver, que los señores gringos llaman "El Fenómeno del Niño";  no es "El Niño", es el contacto del fuego de la Tierra con el agua, que se está extendiendo por el Océano. De acuerdo con el agrietamiento surgirán maremotos, terremotos, cosas espantosas en el agua y en la Tierra y no quedará ciudad costera sin ser arrasada; y empezará el hundimiento de nuestro planeta en el océano, porque ya está movido el eje de la Tierra por todos los ensayos que están haciendo.

 

Ya el eje de la Tierra está fuera de su puesto y con temblores, terremotos, maremotos, acabará de zafarse y vendrá el hundimiento. NO VAYA A CREER, MI ESTIMADO LECTOR QUE EL PLANETA SE VA A HUBDIR DE REPENTE.

Este es un proceso largo, lento, angustioso y doloroso, que tendrá que pasar la humanidad. Se irá hundiendo por pedazos en el océano, hasta que llegue a su fin.

 

Los señores científicos no calculan las atrocidades que han hecho contra la Creación, porque serán víctimas de su pripio invento. Ya existen monstruos, bestias salvajes en el fondo del mar, que se nutrieron con energía atómica y el calentamiento de las aguas las hará salir a buscar refugio; llegarán a las ciudades costeras y arrasarán con todo, casas, edificios, embarcaciones y gente, porque estas bestias salvajes que se gestaron con energía atómica, son atómicas. Entonces las balas tridimensionales no servirán sino para enfurecerlas más. Lo que estoy diciendo es a corto tiempo.

 

Y esto no queda así. Del hervor de las aguas del mar con el fuego de la Tierra, surge un vapor impresionante, que ni los aviones podrán volar, ni los barcos navegar y estos vapores nublarán el sol, vendrá la oscuridad total y la vida de nuestro planeta se acabará. Yo les aconsejo, amables lectores, que no se muevan de donde están ubicados, porque NO HAY PARA DÓNDE ESCAPAR.

 

Los señores científicos ignoran todas estas consecuencias que han provocado con sus explosiones atómicas, sus ensayos en el océano. De modo, pues, que por muy científicos que sean, son unos ignorantes, bestias salvajes, que no les importa inventar artefactos para destruir la Humanidad y destruírse ellos mismos.

 

La energía atómica contaminó todo el mar y a los animales que habitan en él; es lógico que al nutrirnos con el pescado o ciertos animales marinos, estamos contaminando nuestro organismo. Se acoinseja mejor no ingerirlos.

 

El mar, al ser un cuerpo vivo, inhala y exhala; al exhalar está contaminando el oxígeno que respiramos y toda la vegetación. Vendrá la alteración de los organismos humanos y entonces nacerán niños monstruosos que alarmarán al mundo entero, por esta contaminación general.

 

Visto nuestro planeta desde otras dimensiones superiores, allá DESAPARECIÓ; lo que vemos es un lodazal amarillo, como ponernos a hervir en una vasija, un poco de tierra con agua.

No se ve vida de ninguna especie, ni de plantas, ni de animales, ni humana. Todo está muerto.

Falta que cristalice a la Tercera Dimensión o mundo físico, para empezar a desaparecer del mapa, porque viene de arriba para abajo.

 

De esto que digo aquí, los científicos, los intelectuales, se reirán a toda boca, como un burro rebuznando, pero cuando llegue el momento serán los más cobardes; llorarán sin saber qué hacer ni para dónde arrancar.

 

Entonces, ¿qué esperamos de la Humanidad?

Esperamos su fin.

Los señores que se hacen llamar científicos, sí son científicos, pero destructivos, no constructivos, porque la ciencia la usan para destruir todo lo que tenga vida.

 

Les pregunto a los señores científicos, que son los que rebuznan tan duro: ¿QUÉ FÓRMULA ENCUENTRAN PARA EVADIR ESTOS PROBLEMAS QUE AMENAZAN CON DESTRUIR LA hUMANIDAD Y EL PLANETA TIERRA?

No hay fórmula, sino esperar el cataclismo. O si tienen una fórmula eficaz, ¿pueden hacérnosla saber? (dejar de ocultarnos información)...