ISLA FRIENDSHIP, CONEXIÓN OVNI, - Libro Completo - páginas 61- 70

22.07.2014 21:29

ISLA FRIENDSHIP, CONEXIÓN OVNI, - páginas 61- 70

61

Sin embargo Karl pidió que ya que la noche estaba tan bonita, le permitiéramos dormir 
afuera. La única forma que se nos ocurrió fue hacerlo dormir en la casa rodante que 
estaba estacionada en el patio, donde había cama y baño. 
Así fue como esa noche nos fuimos todos a dormir. 
A la mañana siguiente me levanté temprano, ya que aunque el avión de Karl a Puerto 
Montt salía a las 11 de la mañana, yo tenía que dejar varias cosas listas en el campo 
antes de ir a dejarlo. 
Inmensa fue mi sorpresa cuando vi a Karl acurrucado en el sofá y apenas tapado con 
una de las frazadas de la casa rodante. 
 
- ¿Qué te pasó? – le pregunté. 
< Casi nada> respondió dándose vuelta. 
Cuando lo vi quedé paralizado. Su rostro estaba totalmente deformado. Cara, cuello, 
brazos, tórax y cualquier otra parte que se alcanzara a ver de esa blanca piel, estaba 
llena de manchas rojas, la mayoría de ellas hinchadas. Parte del labio superior y un 
párpado estaban tan abultados que lo hacían parecer otra persona. 
 
- ¿Qué te ocurre? – insistí. 
< Solo una reacción alérgica> me dijo. 
- ¿A qué? 
< A tus simpáticos insectos> 
- ¿Te picaron? 
< No, ...me comieron> 
- Llamemos un médico. 
< ¡No se te ocurra!, basta con esto> 
dijo mostrándome un frasco que había extraído de su bolso. 
 - ¿Qué es? 
< Un antialérgico, pero parece que no me hace mucho efecto> 
- Vamos donde un médico. 
< No, tengo que tomar el avión> 
- ¿ En ese estado? 
< Si, no tengo otro, y TENGO que tomar ese avión. Ayúdame a levantarme> 
Le tomé de un brazo y comencé a levantarlo. Por el contacto con su piel me di cuenta 
que su temperatura corporal era altísima. 
 
- Karl, con esta fiebre no puedes viajar. 
< ¡Tengo que hacerlo!, no hay otra alternativa> 
Como ven, fue imposible convencerlo y al poco rato ya estábamos viajando hacia el 
aeropuerto Pudahuel. 
Logré dejarlo hasta la salida nacional de pasajeros. Todo el mundo lo miraba, no era para 
menos. Un tipo rubio, atlético, de 1 metro 85, con una parka verde furioso y con el rostro 
como San Lázaro. 
Recuerdo que ese día llegaba la selección nacional de football de una de sus 
acostumbradas derrotas en canchas americanas. Había un grupo de fanáticos 
esperando. 
Nunca se me ha olvidado la expresión de uno de ellos cuando miraba el rostro de Karl 
que apenas caminaba hacia el avión. 
 
 

62

- ¿Es boxeador? – me preguntó.
- Si – le contesté- ¡Pero vieras como quedó el otro!. 
Nunca más he sabido nada sobre Karl. 
 

La vuelta 

 
De pensarlo, claro que lo había pensado y bastante. 
Aunque nunca me habían convidado a quedarme en la Congregación, yo más de 
alguna vez me lo había figurado. Además tenía la experiencia de las personas a las 
cuales yo había llevado. 
Todas llegaban a Friendship con invitaciones muy similares a la mía y con intereses 
bastante terrenales. El tiempo iba pasando y ellos se iban quedando. Nunca conocí a 
nadie que de un principio me dijera que iba a Friendship para quedarse. 
Yo de por sí, amo la vida y la libertad. 
Que después de adulto y debido a malas experiencias se me haya avinagrado el pasar, 
es otra cosa, pero cuando era un hombre sano amaba la buena mesa, el sexo, los baños 
de mar, la risa y los helados de chocolate. Por lo tanto nunca me figuré a mi mismo 
encerrado en un monasterio o en una isla y menos aun preocupado de cuestiones 
religiosas. 
Pero ahora era distinto, me habían salvado la vida. 
Pensé que lo menos que podía hacer, para agradecer, era quedarme y trabajar con 
ellos. 
Antes de comunicarlo oficialmente decidí contárselo a mis amigos mas cercanos, Alberto 
y Ariel. 
Alberto andaba embarcado y cuando encontré a Ariel, su reacción fue totalmente 
inesperada para mi. 
 
, me dijo. 
-¿Por qué? 
< Puede que el mundo de donde tu vienes sea un desastre, pero es tu mundo> 
-¿No es el tuyo también? 
< Fue, y a eso me refiero...> 
-¿Volverías? 
<¡No! ¡Por ningún motivo!....pero tu eres distinto...ademástienes hijos> 
-¿Y eso que tiene que ver? 
<¿Te gustaría verlos morir de viejos?> 
-¿Por qué? 
< Hay detalles que tu aun ignoras y que cuando losconozcas te van a parecer 
maravillosos, sin embargo, como amigo te repito: piénsalo. Proyéctate en el tiempo y 
miralas cosas desde esa perspectiva. No seas tan humano> 
Después de eso se negó a seguir conversando, arguyendo que tenía que trabajar y fue 
imposible sacarle otra palabra. 
 
Sobre el periodo post operatorio tengo una gran laguna, aunque con muchas islas. 
Parece que aun no ha transcurrido el tiempo suficiente como para que esas islas de 
memoria se vayan perfilando lo suficiente como para ver en ellas detalles y pormenores. 
Entre esas islas semicubiertas por la niebla que flota en la laguna, apenas logro entrever 
una, y no muy bien. 

 

63

Parece que yo fui a hablar con Gabriel y le dije que quería quedarme. 
En esa reunión estaba Ethel presente, pero ahora no podemos ponernos de acuerdo en 
que fue exactamente lo que hablamos. 
El asunto es que ninguno de los dos se quedó 
Yo entiendo que se nos dijo que por nuestra naturaleza, nosotros éramos más útiles para 
ellos en el mundo que en la isla. 
Ethel jura que se nos dijo que volveríamos. 
Puede que la versión mía sea la firme, o talvez la de ella o ambas, o ninguna de las dos, 
no lo sé. 
Más recuerdos de ese periodo no tengo por el momento, aunque de vez en cuando e 
inesperadamente, salta la liebre. 
Sé que les llama la atención las fotografías que están mirando. Las encontré hace menos 
de dos meses dentro de lo que alguna vez fue la victrola. 
Buscaba material para ilustrar estas crónicas, pues en los años que viví en el sur, tomé 
muchas fotografías. Así, al lote, las distingo del montón por su color verde, que es el color 
que allá predomina. 
Meto la mano y saco; si es verde debe de ser del sur. Por eso estas se me habían pasado. 
De estas imágenes no tenía ni la más remota idea de su existencia, incluso, al mirarlas por 
primera vez creí que pertenecerían a otra persona y que se encontrarían allí por error. 
Después mirándolas, comencé a recordar. 
Si, era yo el que las había tomado y Ethel me había ayudado. Pero ¿por qué no lo había 
recordado en un comienzo? 
Hice la prueba con ella, y la misma reacción: no, ella no las había visto nunca y no sabía 
de que se trataban. 
Le recordé que esa foto X la había tomado con sus propias manos y con las instrucciones 
que yo le iba dando. Algo recordó, pero dijo: ―parece que si,......pero es como si lo 
hubiera soñado‖. 
Sueño o no, el caso es que las fotos están aquí. 
Ya les he dicho que me es imposible trazar una línea continua de recuerdos desde que 
salí de Friendship, hasta que llegué a Puerto Montt, e incluso talvez hasta que llegué a 
Santiago. 
Recuerdo que salimos muy apurados, dichosos, entusiasmados. No sé por que estaba 
hiperkinético, hablaba mucho y respiraba rápido. 
Al poco rato salí a cubierta e inhalé hondo el frío aire de esas latitudes. Me encontraba 
feliz aunque no sabía por que. 
Cuando forzaba al tórax a expandirse demasiado, sentía algo así como pequeñas agujas 
adentro. Me encontraba en tal estado de excitación, que incluso gozaba ese dolorcillo 
con un raro placer. Posteriormente lo olvidé. 
Una vez en el hotel de Puerto Montt, volví a sentirlo al hacer fuerza para cargar la maleta, 
que entre paréntesis no sé para que la llevé, ya que en todo el tiempo que estuve allá no 
la abrí ni la tuve conmigo, y solo me fue devuelta al irme. 
Ya en la habitación y cuando me disponía a ducharme, al agacharme volví a sentir los 
punzasos. Fui al espejo y me miré. Vi exactamente lo que están viendo Uds. ahora; unas 
marcas en la piel con forma de triángulos, cada uno compuesto por tres hexágonos. 
 
Había uno sobre la tetilla izquierda y hacia el centro del pecho, que correspondía con 
otro similar y a la misma altura, pero en la espalda. El otro, bajo el brazo derecho, 
también correspondía con otro bajo el brazo izquierdo.
 

64

Traté de fotografiarlas a través del espejo y lo conseguí con las de adelante, pero fue 
imposible captar las de la espalda. Entonces fue cuando llamé a Ethel. 
 
Las marcas con el tiempo fueron desapareciendo y al cabo de un mes ya no se veían. Sin 
embargo el lugar donde habían estado, se despellejó igual que una quemadura de sol. 
 

 Luna de Miel 

 
Como ya lo dije con anterioridad hace más de diez años me casé nuevamente. Esto es 
algo de lo que no me gusta mucho hablar, ya que pertenece a mi intimidad, solo lo hago 
porque algo tiene que ver con la historia que estamos narrando. 
Cuando yo llegué a Friendship, era un ser humano destruido, tanto física como 
espiritualmente. Al fin y al cabo uno no se casa para descasarse posteriormente. 
Pero allí también aprendí, que uno no puede obligar a otro ser humano a ser como uno 
quiere que sea; ni tampoco nadie puede obligarlo a uno. 
Tenía absoluta libertad de movimiento, lo que me permitió conocer a mucha gente, que 
vivía o visitaba la isla. Aunque la verdad es que no a toda la gente que yo habría 
deseado, pues había personas interesantísimas. 
Las había de todos los estratos imaginables, y no sé como se entendían tan bien. Había 
viejos jóvenes y niños, hombres y mujeres, solos o formando familias y todos se respetaban. 
Caso especial eran los enfermos, que formaban una ínfima minoría y de cuya existencia 
yo no me habría percatado, si no fuera porque Rafael me pidió algunas veces que lo 
acompañara. 
Una vez, me llamó especialmente y me dijo: 
 
< Ven, quiero que veas algo. > 
Partimos, acompañados por Ariel, Raquel y Helga. Después de bajar dos niveles en el 
ascensor entramos a una habitación donde dos enfermeras velaban el sueño de una 
mujer. Esta era aun joven, de pelo negro y mantenía los ojos cerrados. Mas parecía un 
cadáver que un ser humano. 
 
< ¿La conoces? > 
Algo me parecía familiar, pero no como para identificarla. 
 
- No que yo recuerde, aunque... 
< Se llama Ethel, pero no importa, solo fíjate 
bien en ella > 
- ¿Qué tiene? 
< Mira > dijo Rafael, al mismo tiempo que 
levantaba la ropa de cama y extrayendo de su bolsillo 
una aguja, la clavaba en el pie de la enferma. Esta 
no se movió. Luego repitió la operación en un hombro. 
Tampoco hubo reacción. 
- ¿Está muerta? 
< No, cuadrapléjica y lleva un mes en coma> 
- ¿Y porqué? 
< Una arteria reventó en su cerebro, no resistió la presión > 
- Con razón se ve tan mal.

 

65

< Cállate, lo más probable es que te esté escuchando> 
La miré nuevamente, ahora me fijé que respiraba, ese rostro era bello y yo lo había visto 
en alguna parte. 
 
- ¿Qué quieres que haga? 
< Por el momento solo fíjate, que luego ella tenecesitará> dijo Raquel, haciendo una 
caricia en el rostro de la enferma. 
Eso para mi era nuevo, ¿Quién podía necesitarme a mí, un pobre huevón, viejo, enfermo 
de cáncer y sin horizontes? 
Sin embargo eso a mí me ayudó mucho. ¡Podía ayudar! Entonces no estaba tan mal. 
Lo que acabo de relatar es un recuerdo que volvió a mi mente no hace mucho, pero 
puedo relacionarlo con otros, que de a poco, también han ido apareciendo, aunque no 
en orden cronológico. 
Ahora, de vez en cuando, evoco momentos donde me veo sentado junto a Ethel y frente 
a Gabriel, Miguel, Manuel, Helga y otros. Nos decían algo importante. No recuerdo de 
que se trataba. 
A todo esto, y no sé como, yo ya había identificado a Ethel. 
Cuando yo tenía alrededor de 17 años, vivíamos en Santa Ana de Chena, en los 
alrededores del Santiago de entonces. Recuerdo que mi padre me mandaba a comprar 
la leche al fundo El Bosque, que quedaba al frente. 
Lo mejor de todo era que para eso, me permitían manejar el automóvil de la familia, un 
Oldsmobil de 1954. 
Yo por eso me creía muy importante, y no dejaba de molestarme el hecho de que cada 
vez que iba, tenía problemas con una chiquilla flaca, de no mas de 7 años, que siempre 
montada en diferentes caballos, se me cruzaba o pretendía hacer demostraciones de 
destreza ecuestre. 
Se trataba de Naty, la hija menor de don Segundo, administrador del fundo El Bosque, 
huaso grande y respetado en toda la zona. 
Pasó el tiempo, murió mi padre, murió don Segundo, las tierras se achicaron y vinieron 
otros tiempos. Sin embargo ambos seguimos viviendo donde mismo. 
Nos conocíamos, sabíamos el uno del otro, pero nada más. 
De vez en cuando la veía esperando micro en la carretera para ir a la Universidad, 
algunas veces la llevé. 
Supe que se había casado, luego que no le había ido bien. Ya no parecía zancudo, 
estaba mas rellenita. 
¡Ese era el rostro moreno que Raquel acarició ese día! 
Nos volvimos juntos de Friendship, ella tomó las fotos de la llegada y pocos meses después 
nos casamos en Santiago. Fueron testigos Octavio y Cristina . 
Su nombre real es Ethel, aunque desde chica y aun ahora, la llaman Naty. Ha engordado 
25 Kgs, ahora parece vaca. Pero una vaca amada. Somos felices. 
Es lógico que después de todo matrimonio que se precie, viene la luna de miel, ¿y qué 
lugar creen que elegimos? 
¡Friendship, por supuesto! 
Ninguno de los dos sabía como llegar, pero por lo menos yo conocía la zona. En Febrero 
de 1991, llegamos en Jeep hasta Quellón, y ahí junto con un grupo de turistas, la mayoría 
extranjeros, logramos arrendar una embarcación que nos llevara hacia el sur. 
Por supuesto que a nadie le dijimos nada sobre Friendship. 
Paramos en Melinka, y al otro día nos internamos por el canal de Moraleda.
 

66

Yo intentaba guiar la expedición, pero la verdad era que nosotros intuíamos que no 
íbamos a llegar a Friendship, pero de todas maneras el paseo valía la pena y el resto de 
los turistas estaban felices. 
Eran como las 12 de un día precioso de verano, yo me entretenía mirando hacia babor y 
conversando con un canadiense. De repente, al otro lado de la cabina, por estribor, 
comenzó un griterío de mujeres. 
Dimos la vuelta alrededor del compartimiento de mando y miramos hacia donde todos 
señalaban. 
A cerca de 100 metros de nosotros había emergido del mar un gran tridente. 
La embarcación disminuyó la marcha cuando notamos que había varios más a mayor 
distancia y en ambas direcciones. 
Yo estimé que esto bien se merecía una foto, así es que bajé a buscar la cámara. En eso 
estaba cuando el griterío se triplicó. Miré por el ojo de buey que daba a estribor y me 
quedé helado. 
Un objeto semiesférico y que cambiaba de colores, flotaba en el aire sobre uno de los 
tridentes, luego, con una aceleración impresionante se dirigió hacia nosotros, para 
detenerse sobre el tridente que teníamos más cerca. 
Corrí escaleras arriba para sacar la foto. 
Levanté la cámara. 
El objeto aceleró nuevamente y se perdió hacia el norte. Solo en ese momento se me 
ocurrió disparar. 
Inmediatamente aceleramos el motor y viramos hacia el tridente, pero como 50 metros 
antes de que llegáramos, ya se había hundido otra vez en el mar. 
 
 
Tiempo después mandé desarrollar las fotos de la luna de miel y apareció esta. 
La guardamos como ―la foto del tridente‖ y no fue hasta comienzos de este año, que un 
amigo revisándola notó que sobre el horizonte y hacia la derecha aparecía una mancha. 
Por suerte aun conservaba el negativo, así es que la mandé a ampliar, y allí 
efectivamente está, como ustedes pueden *ver, el OVNI. (*solo en el texto original la foto) 
¿Qué sería? 
¿Qué nos querrían decir? 
 

Las Ondas de Schumann 

Por Conexión Ovni 

 
En la década de los 50, el Profesor Dr. O. W. Schumann de la Universidad Tecnológica de 
Munich, Alemania, descubrió el efecto de resonancia del sistema tierra-aire-ionósfera, 
llamado hoy generalmente ONDAS SCHUMANN O RESONANCIA SCHUMMAN, en honor a 
su descubridor. 
En Física se les denomina "Ondas transversal-magnéticas". Estas ondas Schumann vibran 
en la misma frecuencia que las ondas cerebrales de los seres humanos y de todos los 
mamíferos en general, es decir, 7.8 Hertz (ciclos por segundo). 
Aunque la Física oficial casi lo ha ignorado, las grandes potencias mundiales pueden 
estar experimentando con estas ondas, muy reservadamente, en grandes proyectos 
supersecretos. Esta podria ser la arma militar más sofisticadas del futuro, ya que por medio 
de la modulación de estas ondas se podría interferir drásticamente en la mente del 

 

67

enemigo, causándole los estragos más inimaginables, que eventualmente podrian causar 
consecuencias imprevisibles. 
El Profesor Schumann trabajaba, en ese entonces, con sus estudiames universitarios, en 
cálculos de potenciales en sistemas esfero-simétricos. Un dia, les planteó el deber de 
calcular el potencial de dos cáscaras semiesféricas que tienen una determinada 
distancia entre sí y que son ambas eléctricamente conductoras. Entonces, como si fuera 
una ocurrencia del momento, dijo: "Tenemos también la tierra y la ionósfera. Tomen como 
ejemplo el diámetro de la tierra y el diámetro de la capa inferior de la ionósfera, la capa 
Heaviside y calculen qué frecuencia propia resulta ahí". Él, naturalmente, tenía que 
calcularlo también, para ver si lo que sacaban los estudiantes era correcto y entonces 
obtuvo como resultado aproximadamente 10 ciclos por segundo. Publicó este resultado 
en una revista de Física Técnica y casualmente un médico que se interesaba por la Física 
y era suscriptor de la revista, el Dr. Ankermüller lo leyó y le llamó poderosamente la 
atención este resultado, ya que 10 Hertz es el ritmo Alfa del cerebro humano, es decir una 
frecuencia muy característica. Se puso enseguida en comunicación telefónica con el Dr. 
Schumann y le dijo: "Es interesantísimo lo que Ud. midió, de que la tierra tiene la misma 
resonancia propia como el cerebro humano. Habría que controlar si esto es realmente 
así". "Bueno, le contestó el Dr. Schumann, si esto es interesante para la medicina, voy a 
poner a un estudiante que justamente tiene que hacer su tesis de doctorado, para que lo 
verifique con mayor precisión, pues los 10 Hertz calculados eran un valor muy 
aproximado". El doctorando se llamaba Herbert König, quien fuera mas tarde yerno del 
célebre Dr. Ernesto Hartmann y posteriormente fue sucesor del Profesor Schumann en la 
Universidad de Munich. El Dr. König, a través de muchas mediciones, pudo determinar 
luego que el valor exacto no era 10, sino 7.8 Hertz y esto hizó que el asunto sea todavía 
mas interesante, pues 7.8 Hertz es la frecuencia del hipotálamo y es la única frecuencia 
que en todos los mamíferos, incluyendo el hombre, es tan exactamente común. Mientras 
el ritmo Alfa varia de una persona a otra y el mismo es de aproximadamente 9, 10, 11 
Hertz, la frecuencia de 7.8 Hertz es como ya se dijo arriba, exactamente común a todos, 
es una constante normal biológica, que funciona como un marcapaso para nuestro 
organismo y sin esa frecuencia, la vida humana no es posible. 
 
Esto se comprobó mas dramáticamente con los primeros astronautas, tanto los rusos 
como los americanos, pues éstos volvian de su misión espacial con muy serios problemas 
de salud. Al estar volando fuera de la ionosfera les faltaba la pulsación de esa frecuencia 
vital de 7.8 Hertz. Más tarde, este problema fue subsanado por generadores de ondas 
Schumann artificiales. 
Los científicos de la Nasa hicieron en ese tiempo muchos estudios interesantes al 
respecto. Uno de ellos, el Profesor Wever hizo construir un bunker subterráneo totalmente 
aislado magnéticamente. Durante varias semanas hizo allí experimentos con estudiantes 
voluntarios que quedaban encerrados allí. A los pocos días se producian en los mismos 
serios problemas de salud: dolor de cabeza, migrañas, desvaríos, etc. Y sobre todo los 
ritmos cardiacos se desarticulaban totalmente. Pero si luego se hacían ingresar a ese 
bunker pulsaciones de 7,8 Hertz, por un breve tiempo, entonces las condiciones de salud 
de los voluntarios se volvía a estabilizar nuevamente durante varios días. 
Hay muchas personas que sufren gravemente las consecuencias, cuando por causas 
meteorológicas, especialmente por las tormentas electromagnéticas, esas frecuencias de 
ondas Schumann se ven interferidas. Muchos problemas cardiacos son debidos a este 
hecho. La moderna terapia biomagnéticas, con ayuda de aparatos generadores de
 

68

ondas Schumann y de ondas geomagnéticas aporta hoy en día una valiosa ayuda para 
superar estos problemas. 
Más información en: 
Textos de Física relacionados con las Ondas Schumman 
Aplicaciones médicas de las Ondas Schumman 
Schumann Resonances,Geomagnetic Reversals, and Human Brain States 
 

Salud 

 
Desgraciadamente la Organización Friendship se ha hecho conocida, más que nada, por 
algunas "curaciones milagrosas" , lo que ha llevado a muchos a creer que se trataría de 
algo así como una Clínica Interplanetaria. 
Nada más lejos de eso, ya que sus intenciones no son las de dedicarse a curar pacientes, 
ni tampoco al mejoramiento espiritual de algunos. Para eso ya existen hospitales y 
muchas iglesias cristianas, las que predican prácticamente lo mismo , pero que en estos 
días nadie quiere seguir. ¿Por qué habrían de seguir las enseñanzas de Friendship? 
Lo que si hacen actualmente, es contactarse con estamentos encargados de la salud 
mundial mostrándoles algunos hechos que intencionalmente o no, han pasado por alto. 
En eso, hasta ahora, los resultados no han sido muy promisorios. 
Para Friendship esto de "curaciones milagrosas" poco tiene de milagroso, ya que como he 
tratado de explicar antes, es simplemente un problema de puntos de vista. 
Tal como lo dijimos anteriormente en la física, también ellos en la medicina, parten de 
principios científicos diferentes. 
Consideran que lo que hay que estudiar es la salud, y no los achaques. 
Nuestros eruditos actualmente pueden explicar muy bien la muerte y las enfermedades. 
Sin embargo, sobre la vida y la creación es poco lo que pueden aportar. 
Allí está el problema; partieron mal. 
Además no se toma en cuenta un factor primordial; el espíritu de las personas que 
trabajan en estos quehaceres. 
¡La cura y el alivio, tanto físico como espiritual, no puede estar supeditado a la 
recompensa económica! 
Conozco a un sinnúmero de personas, que antes de relacionarse con Friendship, ejercían 
las más variadas profesiones, tales como soldadores, prostitutas, vendedores viajeros, etc. 
Y que ahora son veterinarios, enfermeras, o terapeutas, aunque también hay médicos. 
Estas personas fueron capacitadas, no por sus conocimientos, pero si por sus aptitudes 
genéticas. 
El médico o sanador, es alguien que nace para eso, y que se dedica a su pasión; ayudar 
a sus hermanos en padecimiento. 
El problema está en que en nuestra sociedad, muchas de estas personas que llegan con 
estos dones y talentos, no tienen la más remota posibilidad de obtener una mínima 
educación al respecto, a pesar de lo cual algunos pocos sobresalen de todas maneras. 
No existe una entidad seleccionadora de talentos y vocaciones, y es así como este 
mundo está lleno de gente que ha arruinado su vida, trabajando en lo que les renta, pero 
que no les gusta. 
También es lógico, que quien cumple tan abnegada labor, de curar y aliviar, debe de 
estar él libre de padecimientos económicos. Pero no se debe exagerar, hasta convertir a 
la medicina en la profesión más segura y rentable del planeta.

 

69

Esto no significa que nuestros médicos sean todos unos desalmados canallas. Hay 
médicos abnegados y esos son los que nacieron para ser médicos. Desafortunadamente 
el sistema se presta para que muchos de ellos vayan cayendo poco a poco. 
Sobre los fármacos o "remedios" que usamos para curar nuestros males, los juicios de 
Friendship son aun peores. 
Es inmoral que exista el "negocio de las enfermedades", ya que eso lleva a la tentación 
de patentar nuevos medicamentos sintéticos que únicamente están dirigidos a los 
síntomas, pero que no eliminan la raíz que causa la enfermedad. 
La Farmacéutica está basada en la existencia continuada de las enfermedades. 
La propagación de estas, constituye una condición para el crecimiento de esta industria. 
Si se previniera, o se erradicaran las enfermedades, se acabaría esta verdadera mina de 
oro, para el desencanto de sus propietarios. 
Además los medicamentos, al ser sintéticos, tienen efectos secundarios, de los cuales 
generalmente poco se habla, pero que son la cuarta causa más importante de 
mortalidad, en el mundo industrializado, tal como lo denuncia El Journal of the American 
Medical Association, en su edición del 15 de Abril de 1998. 
En otras palabras: ¡los efectos secundarios de los fármacos, matan al año a más 
estadounidenses (¡para que hablar de sudacas!), que la Segunda Guerra Mundial y la 
Guerra de Viet Nam juntas! 
Desgraciadamente parte de la propuesta de salud de Friendship, choca con esta 
realidad, al ofrecer terapias seguras, efectivas y asequibles, que se centran en la 
prevención y erradicación de las enfermedades y no solo en el alivio de los síntomas, 
pero que son de baja rentabilidad para quien las difunda, amenazando así la base 
económica de las empresas farmacéuticas. 
Entonces solo queda la posibilidad de contactarse con privados. Una bioquímica por 
aquí, un joven médico por allá o un viejo químico, a quien, algo en su interior le ha dicho 
que no somos solo materia. 
Así se va armando el rompecabezas. Así se van armando las amistades entre personas 
que ostentan valores similares. 
El Dr. Matthias Rath es uno de esos médicos que en aquellos tiempos eran jóvenes. Nació 
en Stutgard en 1955 y estudió medicina en la Universidad de Hamburgo. En 1986 pasó por 
Friendship, y actualmente es un controvertido facultativo. Su punto de vista profesional es 
diferente al de sus colegas. 
En 1987, el Dr. Rath descubrió la conexión entre la simple deficiencia de vitamina C, y un 
nuevo factor de riesgo de las enfermedades cardíacas. 
Actualmente el Dr. Rath está a la cabeza de el Instituto de Investigación en Medicina 
Celular, de cuyo innovador concepto, él es el creador. 
Es así como él y su equipo han identificado, que dolencias tan comunes como: la 
arteriosclerosis (la causa de la enfermedad coronaria y el infarto), la hipertensión arterial, 
las arritmias y fallas cardíacas, los problemas circulatorios de origen diabético, la 
osteoporosis, etc. etc son principalmente causadas por algo tan simple como la 
deficiencia crónicas en micro nutrientes. 
Por allá por 1990 conoció al viejo químico Linus Pauling, dos veces ganador del Premio 
Nobel, quien llegó a decirle: 
"Sus descubrimientos son tan importantes para millones de personas que pueden hasta 
amenazar a grandes industrias. Algún día podrían hasta haber guerras para prevenir que 
esta revelación sea ampliamente aceptada." 
 

70

Luego se les unió una bioquímica egresada de la Universidad de Varsovia, la Dra 
Aleksandra Niedzwiecki (Noel), a la sazón investigadora de la Universidad Rockefeller de 
Nueva York. 
Uds. se preguntarán: ¿Cómo es posible que estos conocimientos existan y no se usen? 
Es simple, hay que considerar el factor económico, que aunque mal nos pese, tiene un 
gran papel en la ciencia actual. 
El dinero es una llave en la que hay que fijarse, ya que es fácil para las personas comunes 
y corrientes, olvidar su importancia en la ciencia. 
En países desarrollados una educación universitaria puede llevar a un gran salario, 
siempre que se consigan las donaciones correspondientes para financiar la investigación. 
Para un científico, aceptar que todo su modelo esta errado, o por lo menos seriamente 
agrietado, podría significar que su "standard económico" y medios de sobrevivencia se 
evaporen, quedando fuera del sistema, y buscando trabajo, ahora con unos irrelevantes 
y añejos conocimientos técnicos. 
¿Para que sirve, un muy preparado especialista, en un campo que repentinamente ha 
variado en 180º? 
Este es el estado en que ahora nos encontramos, y es también la razón principal por la 
cual no podemos esperar que los nuevos paradigmas mostrados por Friendship, 
aparezcan en los encabezados de la prensa en algún momento cercano. 
Obviamente, muchas de las conclusiones a las que llegaremos en estos artículos no 
agradarán a los partidarios de la ciencia oficial. 
Por suerte más y más investigadores jóvenes están dándose cuenta que la ciencia 
actualmente establecida, se ha convertido en una religión por si misma, donde teorías 
que fueron enseñadas una o más generaciones atrás, se han institucionalizado tanto, que 
cualquier opinión diferente, raras veces es escuchada. 
Para cualquier persona que alguna vez haya asistido a una Universidad y que tenga una 
carrera basada en una, o varias, de estas "teorías mascotas", cualquier evidencia que se 
estrelle contra estas creencias, puede ser terriblemente impactante, e incluso herir 
profundamente. 
Aunque el lector no científico pueda reírse, si este "shock intelectual" repentinamente se 
hiciera evidente, para mostrar la "verdadera Verdad", literalmente puede producir 
sangre, sudor y lagrimas en alguien que halla dedicado toda su vida a estudiar la "lección 
equivocada". 
Repentinamente la seguridad de saber "como funcionan las cosas", se ha ido, y 
agonizantes nuevas preguntas empiezan a nacer: "¿Cómo es posible que yo no hubiera 
visto esto antes?" 
A mi por lo menos me pasa eso. 
 

Sanaciones 

 
Sé, a través de los E-mail que he ido recibiendo, cuán importante es para la mayorías de 
la gente el hecho de abordar este tema. Ahora me doy cuenta que lo debería de haber 
hecho antes, para no alentar falsas esperanzas en muchas personas enfermas y en sus 
familiares. 
Lo que escribo, no debe tomarse como una docta cátedra, sino como una serie de datos 
concatenados, que me han permitido a mí, llegar a ciertas conclusiones.