30 Julio 1995 Terremoto Antofagasta

22.07.2014 19:05

30 Julio 1995 Terremoto Antofagasta

 
30 Julio 1995 Terremoto Antofagasta

30 Julio 1995

Terremoto Antofagasta

 

El Terremoto de Antofagasta de 1995 fue un sismo ocurrido el 30 de julio de 1995 a las 01:11 hora local (05:11 UTC), que fue percibido entre la Región de Antofagasta y la Región de Coquimbo, siendo su mayor intensidad en Tocopilla, Taltal, Mejillones y Socaire.
 
Según la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (ONEMI), el epicentro se localizó a 20 km al mar, entre Antofagasta y Mejillones, a 33 km de profundidad. Tuvo una magnitud de 8,0 grados ( En la escala De Richter,medidos en el centro Sismologico de los Estados Unidos ) 1 y entre VI y VII en la escala de Mercalli. Hubo sólo 3 muertos.
 
En Antofagasta los daños más importantes se localizaron en el puerto de Antofagasta y el edificio Huanchaca o "el Curvo". La Virgen de la Catedral Corazón de María resultó inclinada hacia el poniente y tuvo que ser reemplazada.
 
 
El 30 de julio a las 01:13 horas, se registra un movimiento sísmico de magnitud 7.3º entre Arica (4M) y La Serena (4M). También en Perú y Bolivia.
Algunas intensidades: Taltal 6/7M, Calama 6M, Chañaral 4/5M, Copiapó 6/7M.
Este evento telúrico fue catalogado como "hipócrita", dado que provocó más destrozos en el interior de los inmuebles. Le siguieron unas 80 réplicas que no dejaron indiferentes a los habitantes de Antofgasta (6/7M). Se generó tsunami hacia el Pacífico. Se sintió en Bolivia y Argentina.
Hipocentro: 47kms | Percepción 110 seg | TM | 3m | 58h | 9452dam
 
Haga click aquí para agregar esta noticia a sus recortes
Suelo rocoso salvó a Antofagasta de una tragedia
Sismos de menor magnitud causaron miles de muertos en Irán, India y Afganistán
 

------------------------------------------------------------
 
La madrugada del 30 de julio de 1995 un terremoto sacudió Antofagasta. El caos y pánico se apoderaron de la ciudad. Largas filas de autos en las calles y multitudes evacuando hacia los cerros daban cuenta de la desesperación. Se pensaba lo peor.
 
Pero el alivió llegó con la claridad del día. Pese al movimiento de 7,3 grados en la Escala de Richter, no había daños de consideración. Los estragos eran casi irrisorios considerando la magnitud del movimiento. El mundo quedaba asombrado.
 
Doce años después, la historia se repite. El terremoto de 7,7 grados Richter del miércoles pasado revivió el horror y la confusión. Pero Antofagasta volvió a resistir y los daños, nuevamente, fueron menores para la fuerza de sismo.
 
DAÑOS
 
Pasadas las primeras horas del golpe, medios de comunicación de varios países se contactaron con este Diario para conocer el daño e impacto. Y les costó entender que en Antofagasta no haya pasado nada grave, salvo la caída de la marquesina del Hotel Radisson, que fue la imagen que recorrió el mundo en las primeras horas de la tragedia. Más tarde se conocería que Tocopilla era la "zona cero".
 
DESASTRES
 
El asombro no es gratuito. En otros lugares del mundo sismos inferiores a los 7 grados destruyen ciudades y matan a miles de personas. En diciembre de 2003 un temblor de 6,5 Richter dejó 32 mil víctimas fatales en Bam (Irán).
En octubre de 2005 un terremoto 7,7 mató a 73 mil personas en el norte de India, Pakistán y Afganistán. En enero de 1999, Colombia lamentó el fallecimiento de 1.179 personas debido a un movimiento de magnitud 6,0. En Kobe, Japón, murieron 6 mil sujetos debido a un terremoto 7,2. Hubo 10 mil edificios destruidos.
Y en la Segunda Región, con un terremoto 7,7, el saldo fue dos muertos. Y aunque en Tocopilla y María Elena hay cientos de viviendas dañadas, se agradece que no se hayan registrado más víctimas fatales.
 
RESISTENCIA
 
La razón de tamaña capacidad de resistencia es la conformación rocosa del subsuelo de la zona, que ayuda a disipar la energía liberada por el ajuste de las placas de Nazca y Sudamericana.
"Es un beneficio de la naturaleza tener este tipo de suelo, con roca a poca profundidad", dice Carlos González, presidente zonal de la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC).
 
El suelo rocoso es el principal aliado de las construcciones de Antofagasta, lo que otorgaría cierto grado de seguridad en una zona de alta actividad sísmica como ésta, con fallas tectónicas (Cerro Moreno y Salar del Carmen) a pocas decenas de kilómetros de los poblados.
 
"No sé si es una garantía tener suelos rocosos, pero lo que sabemos es que los suelos sedimentarios tienen un efecto de amplificación de la onda sísmica y los suelos rocosos no, entonces (el sismo) se va a sentir igual de fuerte en una zona como ésta, pero no como en los suelos sueltos, arenosos", explicó Carlos Aranda, jefe del Servicio Sismológico de la Universidad de Chile.
 
PRUEBA
 
El ingeniero civil y académico de la Universidad Católica del Norte, Juan Music, aseguró que el terremoto del miércoles fue una prueba para las construcciones levantadas después de 1995.
"Esto es lo que uno estaba esperando para probar los edificios. Ahora hay que analizar qué tipo de daños ocurrieron en esos inmuebles, pero que deben haber edificios con algunos daños, no tengo ninguna duda", afirmó.
Carlos González asegura que, según los informes preliminares que maneja la CCHC, las construcciones resistieron de manera satisfactoria el fuerte movimiento. "El suelo rocoso genera gran eficiencia en la estabilidad estructural de las edificaciones", afirmó. El problema, dijo, lo enfrentan las construcciones levantadas en las faldas de los cerros o en rellenos.
 
¿Y TOCOPILLA?
 

 
Ello explicaría, en parte, el feroz daño que sufrieron más de 5 mil viviendas en Tocopilla. También se suman otros factores, como la precaria calidad de las casas debido a la autoconstrucción y la antigua data de los inmuebles.
 
"El mayor deterioro que se ha detectado en Tocopilla son las ampliaciones. Las otras viviendas que colapsaron son las antiguas, de adobe o con cuyo material ya está desgastado", agregó.
 
Y Aranda, desde su óptica, añade que Tocopilla sufrió los mayores daños por su cercanía con el epicentro y por la baja profundidad de éste.
 
En todo caso, advirtió que proyectar cómo reaccionaría Antofagasta u otra comuna ante un terremoto de mayor magnitud sería sólo especular, aunque ello sea una posibilidad cierta.