Una cruz en Fra Mauro y una letra X en Erastosthenes - Una edificación en el cráter Copérnico

21.05.2013 20:10

Una cruz en Fra Mauro y una letra X en Erastosthenes

Otra curiosidad lunar es la observación de una cruz en Fra Mauro, según el periódico astronómico Sky and Telescope. 
En el cráter Eratosthenes existe “ un grupo de colinas formando un triángulo de ángulos muy agudos, conectadas por tres terraplenes mas bajos”.
 

Una edificación en el cráter Copérnico

 

En el fondo del cráter Copérnico, perfectamente asentada sobre una base en forma de triángulo, se halla también una edificación en cuya superficie lateral pueden distinguirse signos que recuerdan a cifras y figuras geométricas.
 
En 1848, el notable astrónomo germano Gruithuisen, de Munich, afirmó haber descubierto en la parte meridional del hemisferio visible de la Luna las huellas de una ciudad selenita.
 
En 1885 otro astrónomo francés, Thouvelot creyó haber localizado otro grupo de ruinas cerca del cráter Retico.

En la obra “The moon and the planets” de Wiliam R. Corliss se recogen otra serie de anomalías detectadas por la astronomía en el curso de sus investigaciones sobre nuestro satélite, entre ellas:

 

Un problema de velocidad: desde mucho antes del inicio de la carrera espacial se vienen observando numerosos cambios de velocidad en el desplazamiento  de la Luna.
 
Erosión por hielo: algunas estrías examinadas situadas al nordeste del cráter Copernico parecen indicar la existencia, en tiempos remotos, de una especie de pequeña lengua de hielo sobre el lugar. En otros cráteres erosiones similares sugieren que hubo agua en estado helado sobre la Luna.
 
Zonas rojas: existen en la Luna numerosas zonas de tonalidad rojiza y en cuyas áreas se han detectado altos niveles de radioactividad.
 
Cráteres no distribuidos al azar: en algunos lugares de la Luna los cráteres no parecen distribuidos aleatoriamente, como seria de esperar si realmente fueron causados por el impacto de meteoritos sobre su superficie. Según Corliss, cráteres de entre 30 y 40 kilómetros de diámetro, situados en la cara visible, no están distribuidos al azar en un porcentaje estimado de 2 por ciento.
 
Anomalías térmicas: asociadas generalmente con los cráteres mas jóvenes, se trata de zonas donde la temperatura es ostensiblemente mayor que en las zonas circundantes y que coinciden, generalmente con lugares de emanaciones de gases. 
 
Anomalías meteorológicas: pese a que los científicos no admiten la idea de una atmósfera en la Luna, han sido comunes las observaciones de astrónomos de todas solvencia de nubes y nieblas. Estos fenómenos pueden, no obstante estar causados por emanaciones de gases.
 
Incendios lunares: numerosas observaciones han informado de la existencia de llamaradas enormes que aparecen y desaparecen instantáneamente. Cráteres como el de Funerius o el de Kepler han sido escenario frecuente de esta peculiar clase de “incendios”.
 
Muchos son los misterios señalados, muchos los que no he mencionado y muchísimos otros los que están por descubrir pero estos son suficientes como para ser considerados mas en serio por los científicos y dirigir sus misiones a los sitios claves que pudieran aclarar en un sentido o en otro estos fenómenos. Los vuelos tripulados a la Luna fueron suspendidos bruscamente y desde entonces el hombre, al menos oficialmente, no ha vuelto a pisar la Luna, ¿ Por que?.
 
Porque quizás aun no estaba preparado para lo que allí se encontró pero ya va siendo hora de regresar. Otros planetas  y satélites misteriosos pueblan nuestro Sistema Solar y en ellos se esconden las claves para las eternas preguntas del Hombre, ¿de donde venimos?, ¿a donde vamos?, ¿quienes somos…?.