UNA ANIMITA A ESCASA DISTANCIA DE LA RECOVA DE LA SERENA

13.04.2013 17:21

 UNA ANIMITA A ESCASA DISTANCIA DE LA RECOVA DE LA SERENA

 
 
 
Vista de la animita de don Eleden Gordillo en calle Zorrilla hacia el poniente. Atrás, arcadas y columnatas del edificio de La Recova de La Serena.
 
 
 
Vicente Zorrilla fue, en el pasado, una calle pecaminosa y popular en La Serena, naciendo a espaldas del famoso centro comercial de La Recova por el lado de Rengifo. De aquella época bohemia y lujuriosa sólo quedan algunas antiguas tabernas, por el lado de los muchos colectivos y taxis que allí estacionan para tomar pasajeros, más casas en ruinas que antes albergaron secretos de toda la ciudad.
 
Allí, en esa primera cuadra de la calle, se encuentra una animita pintada con los restos de látex del antiguo murallón de ochenta años o más contra el que se apoya en la estrecha vereda. No es cualquier muro, por cierto: corresponde a los restos del que alguna vez fuera el célebre lupanar de "Las Motores", famosísimo en la historia nocturna de La Serena y del que próximamente haré alguna entrada especial de texto.
 
El nombre del fallecido es Eleden Augusto Gordillo Contreras, nacido el 5 de noviembre de 1951 y, según se constata en la placa de mármol colocada por sus hermanos y sobrinos contra la pared que soporta a la misma animita, fallecido "trágicamente" el 10 de enero de 2000. La misma inscripción reza en letras mayúsculas el siguiente mensaje:
 
"Yo muero, pero mi corazón no muere. Mi cariño os acompañará desde el Cielo donde pediré por vosotros".
 
 
Algunas flores naturales, otras de papel y las velas encendidas durante las noches dan testimonio de que el fallecido sigue siendo visitado y conmemorado, probablemente por sus familiares y amigos, aunque la propiedad sobre cuya fachada se halla, parece estar próxima a ser demolida y nadie sabe si las picadoras y los combos respetarán la pequeña animita. 
 
Aparentemente, antes tenía una imagen fotográfica del finado, pero ésta ya no existe quedando en su lugar sólo el espacio que ocupaba en la estructura.
 
Consultando con los vecinos, confirmo como mayoritaria la idea de que la muerte del homenajeado fue a causa de un accidente de tránsito, aunque quien más datos me aportó fue un conocido personaje local, encargado desde hace tiempo de coordinar las llegadas y salidas de los vehículos colectivos que se estacionan allí en Vicente Zorrilla, justo al frente de donde está la casuchita de dos aguas.
 
 
Según la versión que me da, la muerte se produjo cuando el señor que iba caminando por la estrecha acera y un microbús de locomoción colectiva cuyo chofer había perdido el control, subió desde la calzada a la vereda y atropelló accidentalmente al infortunado Gordillo Contreras, en la proximidad del medio siglo de vida. Sucedió casi exactamente allí donde está la animita, casi a las puertas de la casona.
 
 
Ha cambiado mucho el vecindario en todos estos años y esta calle en particular luce muy distinta a cómo se veía entonces. No obstante, me parece que en el barrio de La Recova no existe otra animita tan cercana a los grandes establecimientos comerciales símbolos de la hermosa ciudad del Norte Chico.