Mecanismo de engranaje de más de 400 millones de años, encontrado en Rusia - Un Oopart controvertido

20.05.2013 19:39

 

 

Artefacto Milenario encontrado en Rusia.
 
En la remota península de Kamchatka, a 200 km. de Tigil, Rusia, arqueólogos de la Universidad de San Petersburgo  descubrieron un fósil muy raro. La autenticidad del hallazgo ya ha sido certificada. Según el arqueólogo Yuri Golubev, parece que, en este caso, el hallazgo sorprendió a los científicos por su naturaleza inusual, y porque puede implicar que volvamos a escribir la historia (o prehistoria).
No es la primera vez que un artefacto, un objeto antiguo como éste, se ha encontrado en la región. Pero, sorprendentemente bien conservado, este artefacto aparece - a primera vista,  incrustado en la piedra (lo cual es comprensible, ya que la península es el hogar de numerosos volcanes). Sometió a análisis, el objeto se encontró que se hizo de las piezas de metal que parecen formar un mecanismo, un engranaje que puede ser de un tipo similar a un reloj o un ordenador. Lo sorprendente es que todas las piezas fueron fechadas en más 400 millones de años. Yury Gobulev comentó:
 
"Recibimos una llamada del prefecto de Tigil. Nos dijo que los excursionistas, que caminaban en ese lugar, encontraron estos restos incrustados en la roca. Fuimos al lugar indicado, y al principio no podíamos entender lo que estábamos viendo. Había cientos de cilindros dentados que parecían ser partes de una máquina. Estaban en perfecto estado de conservación, como si hubieran sido congeladas en un corto período de tiempo. Era necesario establecer un control sobre el área de inmediato, ya que muy pronto los lugareños curiosos comenzaron a aparecer en gran número.
 
Otros científicos, geólogos norteamericanos, describieron la obra como un artefacto sorprendente y misterioso. Nadie podía creer que tuviese 400 millones de años, no podría haber existido en la Tierra, ni siquiera un hombre [por no hablar de una máquina].
 
En ese momento, las formas existentes de vida eran muy básicas, pero el hallazgo sugiere claramente la existencia de seres inteligentes en ese momento, capaz de producir esa tecnología. Probablemente esos seres habrán venido de otros planetas. Es posible que su nave sufriera daños [o quizás hubo un accidente] y que fue abandonada en ese lugar ".
 
Se encontró también que las partes han alcanzado el estado de fosilización dentro de un período de tiempo corto histórica y geológicamente. Posiblemente, la "máquina" cayó en un pantano. A pesar de los hallazgos, los científicos cautelosos prefieren considerar que la evidencia no es definitiva - aún Gobulev reflexiona: "Pero refutar la existencia de la tecnología, incluso en el pasado, es un grave error, porque la evolución no es lineal."
 
 
********************************************************************
 
 

vaso_de_dorchester

 

Un Oopart controvertido

 

 

Hoy os quiero contar algo sobre un objeto catalogado como Oopart (Out of Place Artifact) bastante curioso. El conocido como vaso o jarrón de Dorchester. Del que tan apenas se conoce nada pero que, curiosamente, casi todo el mundo da por verdadero.

 

 

El objeto en cuestión es un pequeño jarrón con forma de campana en su base y con una pequeña apertura en su parte superior. Sus medidas son: 114 milímetros de altura, 165 milímetros de diámetro en su base, 65 milímetros en su boca y un espesor medio de unos 3 milímetros.

 

El pequeño jarrón está realizado completamente en zinc y está decorado con incrustaciones en plata, en las que se pueden apreciar seis adornos florales en sus laterales y una especie de vid o corona en su parte inferior. El trabajo decorativo y la perfecta manufactura del Jarrón de Dorchester denotan que su creador fue algún artesano experto en el moldeado de este metal.

 

Hasta aquí todo parece normal, a no ser porque esta curiosa pieza fue descubierta en el interior de una roca estratificada de unos cien mil años de antigüedad.

 

La primera y prácticamente única referencia histórica sobre el Vaso de Dorchester data del 5 de junio del año 1852, en la publicación  de la revista Scientific American. En la Wikipedia se dice que fue en 1851, pero ese es un dato incorrecto. En el artículo en cuestión se cuenta que el jarrón fue encontrado tras unas voladuras en una mina de Meeting House Hill, en Dorchester (Massachusetts).

 

El jarrón estaba fraccionado en dos trozos y según el artículo, se hallaba incrustado en el interior de rocas estratificadas a casi cinco metros de profundidad y con unos cien mil años de antigüedad.

 

En el artículo se echa de menos una serie de información que, en principio, es suficiente para no tomar demasiado en serio este objeto. En principio, no queda demasiado claro que el jarrón estuviese realmente “incrustado” en el interior de esa roca.

 

Cuando se hallaron los trozos estaban sueltos y separados de ella, con lo cual es muy posible que simplemente estuviese enterrado en algún estrato o quizás, en esa roca existiese algún hueco o recoveco en el que se encontrara el jarrón. Tras la voladura, claro está, todo esto no se pudo comprobar y se dio por sentado que el jarrón se encontraba “dentro” de la roca.

 

Por otro lado, tampoco existe una referencia sobre la datación ni sobre quien la llevó a cabo y en todo momento, se habla sobre la datación de la roca en cuestión y no sobre la del objeto que, como se puede suponer,  en aquella época no existían medios para realizarla.

 

 

dorchester_oopart

Algunos botánicos sentenciaron que las especies vegetales que aparecen en

el jarrón de Dorchester desaparecieron de la tierra hace miles de años…

 

En fin, un artículo con muchas incógnitas en el que incluso al final, se hace una pequeña referencia a los Tuba Cain, los primeros pobladores de la zona a los que veladamente se les atribuye la manufactura de este jarrón, allá por comienzos del siglo XVII.

 

Ante un artículo tan enclenque, los arqueólogos y expertos de la época no pudieron más que sonreír y dar la espalda a este supuesto Oopart, que huérfano de defensores deambuló por diferentes museos hasta que desapareció en lugar y fecha inconcretos.

 

Es una lástima que el objeto no haya perdurado hasta nuestros tiempos para que se le pudiera realizar un estudio exhaustivo y de ese modo disipar todas las dudas, porque quien sabe, quizás mis suposiciones sean erróneas y quizás, hace cien mil años, cuando sobre la tierra tan solo habían proyectos de seres humanos, alguien se dedicaba a realizar con gracia y esmero este tipo de manufacturas.