Los Lugares más Embrujados del Mundo

21.04.2013 23:48

 

Museo Histórico Nacional

 

 

  

 


En el Museo Histórico Nacional, ubicado frente a la Plaza de Armas, se agrega al tenebroso mapa de los fenómenos inexplicables. Allí, en el ala oriente, extrañamente se prenden las luces, pese a que los guardias tienen la seguridad de que las han apagado al cerrar el museo.

Justamente en ese sector funcionaron los calabozos que pertenecían al antiquísimo edificio de la municipalidad de Santiago.

 

El profesor Héctor Pacheco, miembro de la fenecida Sociedad de Parapsicología, explica que la presencia de fantasmas se debe a una muerte violenta y dolorosa, que deja flotando en el lugar de los hechos la energía de la persona que murió.

 

Esta carga de energía se materializa en forma de fantasma cuando alguien, sin saberlo, actúa como elemento catalizador de la misma.

 

“Probablemente, en todos los museos del mundo hay fantasmas, porque en ellos se exhiben objetos testimoniales de miles de personas. Es quizás por ese motivo, que en ciertas culturas entierran a sus muertos con todos los objetos que los acompañaron en vida” , comenta la museóloga Teresa Varas.

 

Antecedentes Históricos:

 

 El tribunal de la Real Audiencia, uno de los tres edifcios que flanquean el costado Norte de la plaza de Armas, se instala en 1609 luego de haber funcionado en la ciudad de Concepcion entre 1557 y 1575

 Los edificios anteriores que cobijaron a la Real Audiencia fueron destruidos por los terremotos de 1647 y 1730.

 El actual edificio corresponde a un proyecto del arquitecto Juan Jose Goycolea y su construccion se realizo entre 1804 y 1807

 

 Luego de su reconstrucción fue utilizado para distintas funciones como dependencias ministeriales, tesoreria, Intendencia de Santiago hasta 1930, y Telegrafo del Estado

 

 

Municipalidad de Valparaíso

 


 

 

Las sorprendentes apariciones de posibles fantasmas detectadas por funcionarios en las dependencias de la Municipalidad de Valparaíso, ubicada en plena calle Condell, para el doctor Andrés Barros Pérez-Cotapos, experto en parasicología, corresponderían a un caso de poltergeist : (“fantasmas traviesos”).

 

Explicó que lo anterior estaría relacionados con alguna muerte violenta o un hecho de sangre ocurrido en el lugar, antes que se transformara en la sede edilicia.Según lo señalado por algunos funcionarios, dijeron haber visto aparecer extrañas sombras o fantasmas, especialmente en el pasillo que une el hall de entrada con el patio interior.

 

Otros relataron con horror haber escuchado ruidos de sables y los golpes de los cascos de los caballos. Incluso, se han sentido la sensación de haber sido seguidos por seres inexistentes.

 

Algunos empleados municipales señalaron que, a comienzos del siglo pasado, en el lugar, habría existido una caballeriza. Eso podría explicar los señalados ruidos.

 

“Todas las apariciones, que señalan que hay algún fenómeno denominado poltergeist, es porque alguien ha fallecido en el lugar trágicamente, o porque ha habido un hecho de sangre”, indicó el doctor Barros.

Por lo mismo dijo que, de haber existido en el lugar alguna caballeriza, “lo más probable es que haya habido alguna personas que falleció en forma violenta. o un caballo que pateó a alguien”.

 

Manifestó que, en lo personal, éste es el primer caso que conoce sobre supuestas apariciones fantasmales ocurridas en la sede de la Municipalidad porteña.

 

Recordó que entre los recintos edilicios donde fueron detectadas situaciones similares, fue en el Palacio Rioja, en Viña del Mar.

 

“Ahí falleció una persona. Según la leyenda, un cochero fue asesinado. Entonces, evidentemente, se repiten los hechos.

 

Esa es la tónica cuando alguien muere en forma violenta o antes de tiempo, como por ejemplo, un niño”.

Agregó que “todas esas cosas de sangre son las que, posteriormente, repercuten y aparecen fantasmas, ruidos o situaciones anómalas”.

 

Indicó que, hasta ahora, aunque existe una constantes, no hay una explicación científica y lógica sobre estos fenómenos.

 

 

 Municipalidad del Bosque (Santiago)

 

 

 

Durante años los funcionarios afirman ser testigos habituales de apariciones de un sacerdote que deambula por las oficinas y también sienten la presencia de un grupo de niños jugando en los pasillos:

“Lo vi. Frente a mi tenia una capucha y miraba hacia arriba”

“estaba como ha diez centímetros del suelo”

 

También algunos funcionarios han escuchado pasos, han visto muebles que se mueven solos, puertas que se cierran y abren a plena luz del dia. Un funcionario dice tener la sensación de seguridad y tranquilidad cuando ve al sacerdote. El guardia también vio una mujer en la pantalla sin que se activase la alarma .

 

Antiguamente, las dependencias que sirven hoy para la Municipalidad del Bosque, cobijaron la casona de Eusebio Lillo, creador de la letra de nuestro himno nacional. Después se transformó en un asilo de curas ancianos que venían a morir a este lugar para luego convertirse en un reformatorio de niños.

 

Los funcionarios aseguran ver a un sacerdote franciscano cruzarse por la casona en las noches. Dicen que se pasea por los pasillos y las oficinas de lo que hoy es la municipalidad.

Los guardias del recinto trabajan con cámaras de seguridad y en más de una ocasión han podido distinguir imágenes de fantasmas en las grabaciones, pero cuando las revisan ya no se ve nada.

 

Otro hecho paranormal es que en las noches se sienten voces y llantos de niños. Se explica ya que las dependencias fueron un reformatorio de niños con problemas los que pueden haber sufrido en el lugar, por eso sus almas siguen ahí.

 

La casona donde se ubica la sede municipal fue antes un asilo de religiosos ancianos y un hogar de menores lo que, según los expertos, explicaría increíbles los fenómenos paranormales que ocurren allí.
 
 
La actual municipalidad de El Bosque, a diferencia de otros modernos edificios edilicios, se encuentra emplazada en una vieja casona que tiene una particular historia. Primero fue la residencia de Eusebio Lillo, el famoso creador de la letra de nuestro himno nacional. Después se transformó en una especie de asilo de curas ancianos que iban allí a pasar sus últimos días. El inmueble luego fue usado como reformatorio y hogar de menores para, finalmente, ser utilizado como cuartel de bomberos antes de ser destinado a ser una sede municipal.
 
A primera vista la casona parece ser otro inmueble histórico más. Sin embargo, dentro de sus paredes se esconden numerosas historias de apariciones de fantasmas y espectros, entre las que destaca la recurrente aparición de un fantasma de un viejo sacerdote franciscano que, de acuerdo al testimonio de los propios funcionarios municipales, acostumbra pasearse por los pasillos y las oficinas del lugar.
 
“Cuando trabajé de vigilante vi al fantasma del cura. Estaba a pocos metros de mí, llevaba una capucha franciscana y miraba hacia arriba. Parecía que caminaba como a diez centímetros del suelo. Otros colegas también han visto cosas inexplicables, como escuchar pasos sin que haya gente cerca o ver muebles que se mueven solos y puertas que se abren y cierran solas a plena luz del día. En las cámaras de seguridad, cuando la municipalidad estaba cerrada, más de una vez vimos a personas que caminaban por los pasillos. Cuando íbamos a chequear no había nadie y después, cuando revisábamos las grabaciones, ya no se veía nada”, relató un ex guardia que trabajó durante años en la municipalidad.
 

 

Un trabajador municipal, por ejemplo, aseguró que una vez vio a un monje colgado en una de las escaleras, el que después desapareció. Creemos que la explicación está en que ese lugar antes fue un monasterio, un orfanato y una casa de reposo. Incluso, cuando era un orfanato, había una sala especial para castigar a los niños. Ello explicaría los diversos testimonios de empleados municipales que dicen que en las noches se sienten voces y llantos de niños. Los funcionarios, por lo menos, piensan que sus almas siguen ahí”.

 

 


Poblacion Matta (Antofagasta)

 

 

 

 

 


En un cementerio que albergó alrededor de 300 cuerpos, víctimas de la peste bubónica y la viruela, están ubicadas actualmente las viviendas que rodean las inmediaciones de la población Matta, lugar donde algunos vecinos aseguran ser víctimas de apariciones de fantasmas.

 

El emplazamiento del camposanto fue confirmado ayer por el historiador, ex regidor y alcalde de Antofagasta, Floreal Recabarren, quien señaló que durante el período edilicio de Santiago Gajardo, a comienzos de la década del 60, le correspondió personalmente la entrega de dichos terrenos apobladores en toma en ese sector.

“Yo hice el asunto administrativo de los títulos de dominio y en ese lugar baldío todos sus propietarios estaban en conocimiento de esa situación”.

 

Indicó que algunos cadáveres fueron apareciendo durante la construcción de los cimientos de las casas, cuyos cuerpos no fueron removidos debido al temor que su traslado pudiera masificar la peste. “Por eso, los cuerpos fueron dejados ahí mismo, debajo de las casas”, acotó.

 

Recabarren recordó que tras la toma de los sitios que ya eran municipales se optó por entregar los terrenos a los vecinos.

 

“Parte de la población Matta era el “Cementerio de los Apestados” y eso la gente lo sabía”.

Explicó que en el tiempo del alcalde Gajardo, a principios del gobierno del ex Presidente Eduardo Frei Montalva, se logró terminar con las tomas en esos sectores.

 

El historiador explicó que el hecho que actuales poblaciones estén construidas sobre cementerios no es nada nuevo, ya que lo mismo ocurre en las inmediaciones del actual Colegio Antofagasta.

“En ese sector de la calle Iquique estuvo ubicado el primer camposanto que tuvo nuestra ciudad y después fue trasladado hasta donde actualmente se encuentran los cementerios General y Número Dos”.

 

Floreal Recabarren manifestó que la peste bubónica y la viruela afectó a Antofagasta a comienzos del siglo pasado, provocando cientos de muertos. “Los restos no eran entregados a los deudos por temor a que la enfermedad se propagara.

 

Murieron muchos adultos y niños a causa de este hecho”.

 

El docente detalló que la enfermedad fue expandida por las ratas que venían en los vapores, las cuales cruzaban nadando la bahía de Antofagasta. “Las pestes vinieron en los barcos desde el extranjero y las pulgas de los roedores atacaron a la población generando una mortandad y sufrimiento sinprecedentes”.

Según los cálculos, en ese entonces se habló de a los menos 300 muertos a causa de la peste.

 

 

A un costado del Cementerio Nº 2 existió el antiguo hospital de la ciudad, lugar donde los enfermos fueron atendidos, y más al norte se ubicaba dicho camposanto que recibió los cuerpos de las infortunadas víctimas de las pestes para su entierro inmediato.

 

 

 

Hospital Roy H. Glober de Chuquicamata

 

 

 

 

 

El Hospital Roy H. Glober de Chuquicamata, cuyo edificio permanece abandonado desde que comenzó el traslado del campamento a Calama ha sido sindicado también como foco de hechos “extraños”.

 

 

Para muchos, el gigante verde está lleno de voces, ruidos e imágenes del pasado que simplemente se niegan a morir. Quizas, por la carga de dolor, tristeza y muertes que vivieron sus paredes y habitaciones, estas se perpetúan hoy en apariciones, sonidos y fenómenos espectrales

 

 

Los camioneros que descargan material dicen que evitan hacerlo en las cercanías del antiguo hospital, pues aseguran haber visto un niño que los saludaba desde sus ventanas ya sin vidrios.

 

Enfermeras y médicos que trabajaron en el mineral dicen haber convivido por años con el pequeño fantasma, que se aparecía especialmente al personal del turno de la noche.


Según Jaime Andrade, un antiguo paramédico conocido como “Jaimito”, el niño creció en el hospital afectado de una grave enfermedad respiratoria, y jugaba en sus pasillos hasta que una mañana falleció.

 

Actualmente el edificio está casi cubierto por los ripios, pero hay quienes aseguran que al pasar frente a él, se puede observar una pequeña figura jugando y riendo entre las ruinas.

 

Hospital Roy H. Glover de Chuquicamata uno de los más flamantes hospitales en aquellos tiempos, con su dotación de equipo material y humano más moderno del país, es un hospital exclusivamente para los trabajadores y sus familiares del mineral, de la cual, se siente su partida, un hospital como ese ya no hay. Fue sepultado el año 2004.