Los Lugares más Embrujados del Mundo

21.04.2013 23:34

Academia militar filipina, Ciudad de Baguio, Filipinas
 
 
 
 
Esta activa academia militar en la ciudad de Baguio, Filipinas, es el hogar de muchos relatos de fantasmas, que se cree son los espíritus de los asesinados por los japoneses durante la ocupación del país en la Segunda guerra mundial. Los visitantes dicen haber oído el sonido fantasmal de las botas golpeando en el patio de desfiles, mientras otros dicen haber visto un fantasma vestido con uniforme militar de gala, el espíritu decapitado de un sacerdote y a una misteriosa mujer vestida completamente de blanco, deambulando por el complejo.
 
RMS Queen Mary, Long Beach, California, EE.UU.
 
 
 
 
Este antiguo trasatlántico de la línea Cunard fue botado en Glasgow en 1936 y transportó pasajeros importantes , entre ellos Winston Churchill y a miembros de la realeza a través del Atlántico, pero luego de su retiro en 1968, cuando fue amarrado definitivamente en Long Beach, California, fue utilizado como museo y atracción turística desde 1971.
Es también un centro de gran actividad paranormal; el cazador de fantasmas Peter James identificó más de 150 entes sobre sus cubiertas. Esto incluye el fantasma de un hombre que murió aplastado en la puerta 13 de la sala de máquinas, una mujer en traje de baños estilo 1930 que merodea por la piscina del barco y bailarines fantasmales y un misterioso intérprete de piano en el salón de primera clase.
 
Túnel de los gritos, Cataratas del Niágara, Canadá
 
 
 
 
A primera vista no se espera que un majestuoso punto turístico, con sus ensordecedores torrentes de agua, sea un lugar de fantasmas. Pero si hurgaras un poco más a fondo en el entorno de las cataratas del Niágara, tropezarías quizás con el bautizado ‘túnel de los gritos’, justo al noroeste de la sección Ontario de las cataratas.
El túnel fue construido por el ferrocarril Grand Trunk a principios del sigo XX como parte de un proyecto mayor nunca completado. La historia se cuenta de diversas maneras que coinciden en una leyenda que habla de una aterrorizada mujer joven que fue quemada hasta morir dentro del túnel. La historia continúa: Si enciendes un fósforo de noche, el sonido de los gritos de la joven resonarán alrededor tuyo y la llama se apagará de repente.
 
Raynham Hall, Norfolk, Inglaterra
 
 
 
Esta casa de campo en el este de Inglaterra es el sitio donde se sacó una de las más famosas fotos de fantasmas de todos los tiempos. La imagen muestra una misteriosa figura blanca, conocida como ‘Little Brown Lady of Raynham’, descendiendo por las escaleras de la galería. Se cree que se trata de Dorothy, la esposa de quien fuera alguna vez el propietario de la casa, Charles Townsend.
La leyenda dice que fue encerrada en su casa por su enfurecido marido, luego de que descubrió que la había engañado, y le prohibió salir de allí ni siquiera para ver a sus propios hijos. Se dice que, al crepúsculo, Dolly ronda por las escaleras de roble de la casa, una aparición que fue aparentemente capturada por los fotógrafos de la revista Country Life en la famosa foto de 1936.
 
 
1140 Royal Street, Nueva Orleáns, EE.UU.
 
 
 
Nueva Orleáns es la ciudad más colorida de EE.UU. pero también la que se dice mas embrujada. De todas las canciones encantadas en ‘The Big Easy’, la mansión del barrio francés alguna vez habitada por el mundano Delphine La Laurie conserva la historia más truculenta y de triste fama.
 
Madame La Laurie y su esposo, el Dr. Louis La Laurie, tuvieron una vida espléndida en el 1140 de la Royal Street cuando se mudaron a ella en 1832. Como muchos en esa época, los La Laurie tenían esclavos negros a quienes hacían sufrir en condiciones atroces. Los vecinos reportaban gritos y sabían de repentinas desapariciones de sirvientes, que nunca eran vueltos a ver. Luego de un incendio que devastó la casa en 1834, fue revelado todo el maltrato que los La Laurie inflingían a sus esclavos. Se descubrió una sala de torturas en el ático, donde más de una docena de esclavos eran encarcelados en jaulas o atados sobre improvisadas mesas de operaciones. Los relatos hablan de partes de cuerpos esparcidas por la habitación y cabezas y órganos colocados sin decoro alguno en baldes. Este descubrimiento horrorizó y enfermó a Nueva Orleáns, y los La Laurie huyeron de la ciudad antes de enfrentar la justicia.
 
Desde entonces, los visitantes han hablado — no sorprendentemente — de actividad fantasmal. La aparición de un hombre negro encadenado y de una esclava siendo azotada en el techo por Madame La Laurie han sido comentadas varias veces, mientras gritos fantasmagóricos y un extraño líquido de olor nauseabundo que aparecía de la nada también fueron reportados.