Los Lugares más Embrujados del Mundo

21.04.2013 22:57
 
 
Castillo de Windsor.
 
 
 
Es una de las residencias de la Reina Isabel II de Inglaterra. Sus historias de apariciones sobrenaturales están ligadas a la historia de la realeza británica. Entre los fantasmas que se dice que aparecen se encuentran el del Rey Enrique VIII y la Reina Isabel I.
 
 
Palacio de Linares.
 
 
 
Ubicado en Madrid, fue abierto al público en 1990 y a partir de entonces se dice que lo habitan fantasmas. Los rumores cobraron dimensiones tan grandes que hasta las mismas autoridades autorizaron que se hicieran investigaciones para descubrir el misterio.
 
 
 
Castillo Bran.
 
 
 
 
Esta construcción en Transilvania  fue el hogar del conde Vlad, personaje histórico en quien Bram Stoker se inspiró para la creación de su personaje Drácula. Es uno de los atractivos más importantes de Rumania. El castillo debió ser sede de muchas de las historias sanguinarias que se cuentan acerca de este hombre.
 
 
 
Castillo Shieldhill
 
 
 
 
 
En el Castillo de Shieldhill, en Biggar, hay una torre que se construyó en 1199. Ahora es un hotel y hay una habitación, la Glencoe, en la que a la puesta de sol se aparece el alma de The Grey Lady.

 

 

 

Campo de batalla de Gettysburgo, Pennsylvania, EE.UU.
 
 
 
 
No sorprende que el sitio donde se produjo una de las batallas más sangrientas de la guerra civil estadounidense, un pedazo de tierra en Pennsylvania, sea considerado uno de los lugares más embrujados del país. Se dice que figuras fantasmales vagan por los campos y los visitantes aseguran haber escuchado extraños sonidos de la batalla a través del viento. Es también el lugar donde fue tomado uno de los más cautivantes videos sobre fantasmas. En 2001, Tom Underwood obtuvo secuencias de lo que él asegura eran 13 espectros caminando entre la espesura fuera del campo triangular.
 
 
 
Bosque de Aokigahara
 
 
 
 
Este denso bosque a la sombra del monte Fuji es uno de los lugares más escalofriantes de Japón y se ha vuelto famoso como el segundo lugar en el mundo por cantidad de suicidios. En promedio, 30 personas al año se quitan la vida bajo la densa bóveda vegetal, con un record actual de 100 personas en un año, alcanzado en 2010. Los residentes locales toman parte de la truculenta ceremonia de la ‘caza del cuerpo’ para recuperar cadáveres y se debió recurrir a las autoridades para poner señales en un intento por persuadir a los suicidas.
 
Se dice que la popularidad proviene de la novela de 1960 ‘Nami no Tō’ de Seicho Matsumoto, que finaliza con dos amantes que se suicidan en el bosque. No obstante, antes de esto se creía que era centro de una antigua práctica denominada Ubasate, a través de la cual se abandonaba a un pariente enfermo en una región lejana para que muera. Se dice que los espíritus de la víctimas de esta práctica salían a rondar por el bosque.