Leyenda de La Quintrala

18.04.2013 15:41
 
 
Leyenda
 
Cuenta la leyenda, que Doña Catalina de los Ríos y Lisperguer, mas bien conocida como La Quintrala (1604 - 1665), dueña de muchas tierras en Santiago (Chile) en la epoca colonial, un dia caminando por sus terrenos, se encontro con un arbol en el cual se hallaba la cara de Cristo. Esta mujer, que paso a la historia acusada de haber asesinado a su padre con un pollo envenenado que le ofreció en su lecho de enfermo (hacia 1622), mando a cortar ese arbol de sus tierras e inmediatamente, mando a tallar un Cristo con su madera.
 
Un Cristo el cual mantuvo en su propia casa, y el cual fue testigo de todas las torturas que practicaba a sus esclavos y fue confesor de todos los crimenes que la Quintrala ejercia. Este Cristo se bautizaria como el Cristo de la Agonia.
 
Un dia, Doña Catalina, en una ataque de Ira y cegada por la culpabilidad de sus fechorias, hizo retirar de su casa la imagen del Cristo de la Agonia alegando que:
 
 
 
" ¡No quiero que ningun hombre me ponga mala cara! "
 
Razon por la cual la imagen fue llevada a la Iglesia San Agustin (ahora ubicada en pleno centro de Stgo.). Y que algún tiempo después, la Quintrala, le juró a ese mismo Cristo que si la salvaba de la represión, ella le pondría todos los días y para siempre dos velas de una libra.
 
El 10 de Mayo de 1662 Catalina dispuso su testamento. Casi toda su fortuna fue legada en beneficio de su alma, para ser rescatada del purgatorio. Estableció que se dijeran 20 mil misas, para lo que dispuso 20 mil pesos.
 
En los días siguientes a su entierro, debían oficiarse otras mil misas, y también mandó se dijeran 500 misas más, esta vez por las almas de los indígenas que habían fallecido debido a sus malos tratos.
 
Ahora este Cristo se llama el "Cristo de Mayo", porque para el terremoto de Mayo de 1647, el que habría provocado que la corona de espinas se moviera desde la cabeza al cuello del Cristo, se derrumbó todo en Santiago y solo él se mantuvo en pié con las dos velas encendidas.
 
 
 
Cristo de Mayo
Iglesia Sn Agustin (o Sta Rita). Estado Esquina Agustinas,  
 
Centro de Stgo. Chile.  
               
Este Cristo aun se mantiene en Pie en la misma iglesia de Sn Agustin y se puede visitar sin ningun problema. Parte de la leyenda o mito urbano, es que cada vez que se ha intentado mover o sacar la corona de espinas del cuello del Cristo, ha temblado en Stgo, es por eso, que se tiene la estricta orden de no mover, en lo mas minimo, ni el Cristo de su lugar y ni mucho menos su corona de espinas.
 
 
 
La Quintrala era una mujer que estuvo muy involucrada en pactos diabólicos, hechicería, etc., lo cual para esa época era un castigo incluso con la muerte. Pero al proceder de una familia rica, importante en la Colonia y con mucho prestigio, no se le aplico ningún castigo. Con esto se puede demostrar que por mucha que fuera la influencia religiosa en la Colonia, el dinero y el prestigio eran igual de importantes o incluso en algunos casos más importantes que lo religioso, ya que la religiosidad generalmente era externa y no interna.
 
Ademas hay que agregar que doña Catalina fue enseñada desde pequeña en el oficio de homicida, por lo que podriamos decir que los asesinos no nacen, se hacen.