LAS EXTRAÑAS VIBRACIONES QUE DURAN HORAS REGISTRADAS EN LA LUNA

21.05.2013 20:49

 

 
 
También es cierto que los expertos averiguaron, por los análisis químicos del suelo, que el polvo lunar no provenía de las rocas que le rodeaban, sino de algún lugar diferente. Estas aparentes extrañezas pueden tener una explicación bajo la óptica de la teoría de Vasin y Sherbakov que admiten que la Luna haya podido atravesar en su viaje por el universo distintas "zonas cronológicas" y recoger rocas y partículas de rocas en forma de meteoritos y micrometeoritos. 
 
Alguna de las rocas lunares que los astronautas del Apollo trajeron a nuestro planeta tenían 10 veces más titanio que la roca terrestre más rica en ese elemento. Las rocas lunares contienen oxido de titanio en un 12 %, en las rocas terrestres, por otro lado, la presencia de este oxido es de 4,3 %. El titanio es usado entre otras cosas en la industria aeroespacial. 
 
Tanto el titanio como otros elementos analizados en las rocas lunares tienen un punto de fusión muy alto. Según Vasin y Sherbakov estos materiales proporcionarían una cubierta protectora muy sólida para la parte interior de la Luna. ¿Qué es lo que puede haber producido un calor suficiente para fundir estos elementos metálicos y amalgamarlos en las rocas? La Luna contiene gran cantidad de elementos que en la Tierra son raros. Algunos elementos hallados en la Luna nunca se habían encontrado en la Tierra en estado natural, como el uranio 236 y el plutonio 237. 
 
En una publicación científica (Science News, 16 de agosto de 1969) se afirmó que la superficie exterior de la Luna contenía titanio, circonio e itrio en cantidades mayores que las estimadas en la actualidad para las rocas terrestres o, en general, para el universo. También se han encontrado minerales desconocidos como es una especie de silicato de titanio-hierro-circonio con cantidades menores de otros 8 elementos, como el aluminio y el sodio. También se encuentra en las rocas lunares latón, que como aleación no existe en la naturaleza siendo un producto de la actividad humana, al menos en la Tierra. 
 
El contenido de hierro parece muy alto en los mares y en una capa bajo la superficie. Todo este estudio mineral de la Luna tan sólo se basa en unos 380 kilos de rocas recogidas en lugares muy concretos del satélite. Los científicos han llegado a la siguiente conclusión: “La composición de la Luna no es en absoluto la que debería ser si se hubiera formado en la órbita actual alrededor de la Tierra”. Los elementos que la componen son demasiado diferentes. El Dr. D. L. Anderson, profesor de Geofísica y director del Laboratorio Sismológico de Caltech, ha dicho en relación a la extraña composición mineral de la Luna que, “parece estar hecha al revés”. Si la teoría soviética de un mundo hueco es correcta, al haber sacado sus materiales interiores durante el proceso de vaciado, la Luna, para nuestros científicos parecería, efectivamente, un mundo hecho al revés.
 
El hecho de que tenga, además, poco hierro excepto en una capa bajo su superficie, y que además de este mineral esté presente el titanio y otros elementos similares en los mares, corrobora la tesis soviética de que esta civilización avanzada antigua utilizó estos materiales en la formación del casco interno de su "nave espacial" y en los parches exteriores para reparar la superficie. 
 
 
 
LAS DESCONCERTANTES BANDAS Y BLOQUES DE HIERRO DEL INTERIOR DE LA LUNA 
 
Tanto los mares como una espesa capa situada bajo la corteza son ricas en hierro. Según los informes de los estudios sísmicos sobre la Luna, se afirma que allí existen una serie de cinturones de "actividad" de al menos 1.000 Km de largo y otros 1.000 Km de profundidad. Unas de las posibilidades barajadas es que estos cinturones estén constituidos por bloques encajados de hierro, pero, ¿cómo explicamos esta formación "natural" de 1.000 kilómetros de bloques perfectamente alineados?. 
 
LAS EXTRAÑAS VIBRACIONES QUE DURAN HORAS REGISTRADAS EN LA LUNA 
 
Durante la expedición del Apollo 12 se colocaron varios sismógrafos muy sensibles en la superficie lunar. Cuando el cohete Saturno del Apollo 13 chocó contra la superficie de la Luna produciendo un impacto similar al de 11 toneladas de TNT, los sismógrafos registraron una vibración de 3 horas y 20 minutos que llegaba a una profundidad de 35 a 40 Km. Los científicos quedaron perplejos por este singular fenómeno. Si los científicos rusos están en lo cierto al afirmar que la Luna posee un casco metálico, estas vibraciones eran las que podían esperarse lógicamente. 
Otros ensayos de este tipo pusieron de manifiesto que la Luna reacciona ante los impactos como una campana produciendo un agudo "gong" que es registrado por los sismógrafos. Un observador científico sostuvo que estas pruebas demuestran con seguridad que la Luna no tiene un centro de lava fundido. 
 
LA ESPESA CAPA EXTERIOR DE LA LUNA 
 
Según los análisis llevados a cabo tras el impacto de un meteorito ocurrido el 13 de mayo de 1972 sobre la superficie lunar, se determinó que el espesor de la corteza es de unos 60 Km, el doble del espesor medio de la corteza de cualquiera de los continentes de la Tierra. Sería imposible para la Luna haber producido tal cantidad de lava sin deshacerse por completo. 
 
LA COMBADURA MISTERIOSA DE LA CARA OCULTA DE LA LUNA 
 
La Luna es asimétrica y la combadura existente es 16 veces mayor de lo normal que se podría explicar por la fuerza de gravedad de la Tierra, y paradójicamente, está además en la cara oculta de la Luna. Dicha combadura supone que el lado oculto de la Luna tiene una altura de 6 a 9 Km más que la otra cara. Otros de los misterios de esta combadura es la fuerza que debe poseer la Luna para poder soportarla. Si volvemos a imaginar la Luna como una nave espacial podemos pensar que pasaría alrededor de otros mundos y estrellas con fuerzas de gravedad mayores causando estas asimetrías pero la gran fuerza interior de su casco impidió su rotura, pero dejó esa combadura imposible de mantenerse en unas condiciones lunares normales. 
 
EL DESCUBRIMIENTO DE AGUA EN ESTE MUNDO TAN SECO COMO EL POLVO 
 
Los instrumentos instalados sobre la Luna por las misiones Apollo empezaron a detectar grandes erupciones de nubes de vapor de agua que cubrían una zona de más de 150 Km2 de la superficie de la Luna. El informe fue presentado por dos físicos de la Universidad de Rice, el Dr. John Freeman Jr. y el Dr. H. Ken Hills. 
Sin embargo, los científicos de la NASA afirmaron que las nubes de agua provenían de los dos depósitos de agua de uno de los módulos lunares Apolo que se habían quedado en la superficie. Cada uno contenía entre 30 y 50 litros de agua. ¡Esos pequeños recipientes habían producido una cantidad de vapor que cubría 150 Km2 y que había durado unas 14 horas!. Ante la insistencia del equipo que había detectado esta emisión de gas y que para nada daba como cierta la explicación de la NASA, se dio otra nueva explicación: la nube de vapor de 150 Km2 era consecuencia de la orina de los astronautas caída el 14 de agosto desde el módulo de mando. Dicha orina habría estado en órbita lunar varias semanas hasta descender sobre la superficie, donde al fin había sido detectada. ¡Vaya perogrullos de científicos tiene la NASA!. La cuestión del agua en la Luna continuó cuando los astronautas de la expedición Apolo 16 trajeron rocas que parecían estar herrumbrosas y se descubrió que contenían hierro oxidado; toda oxidación requiere oxigeno e hidrógeno, así como hierro y agua. 
 
Los científicos rusos Vasin y Sherbakov afirman que la Luna tiene áreas huecas rellenas con gases que forman una "atmósfera" interior. Estos gases, al escapar por grietas podrían formar las nubes de vapor vistas en la Luna.