LA REENCARNACIÓN DE BRIDEY MURPHY

05.05.2013 12:03

 

 

  LA REENCARNACIÓN DE BRIDEY MURPHY

 
 

 

 

 Uno de los casos de reencarnación más famosos fue la protagonizada por una mujer de nombre Virginia Thige, de Puebla (Colorado). Virginia decía ser la reencarnación de otra mujer, nacida en County Cork, Irlanda, en 1798, y cuyo nombre era Bridey Murphy.

 

 

La historia de este caso se remonta a la hipnosis que se le practico a ella en 1952, en el cual su terapeuta Morey Bernstein, le dijo que hace más de 100 años ella era una mujer irlandesa llamada Bridget Murphy. Durante sus períodos de sesiones juntos, Bernstein se maravilló de conversaciones detalladas con Bridey, que hablaba con un acento irlandés del cual habló extensamente de su vida en Irlanda fechada en el siglo 19. Cuando Bernstein publicó su libro sobre el caso, “La búsqueda de Bridey Murphy” en 1956, se hizo conocida a nivel mundial y despertó de manera general el tema de la reencarnación.
 
 
Durante sus más de seis sesiones, Virginia reveló un bune número de detalles sobre la vida Bridey, la cual incluye la fecha de nacida (1798), los aspectos de su vida, sus familiares y familia cercana, además de su infancia.  Ella menciono que su familia era protestante en la ciudad de Cork, hablo de su matrimonio con Sean Brian Joseph McCarthy y de la fecha de su deceso en 1858 a la edad de sesenta años. En la sesión Bridey, hablo con lujo de detalles de nombres, fechas, lugares, eventos, tiendas y canciones. En cuanto a los detalles proporcionados en cuanto a su identidad, estos fueron  pobres registros de la época.

 

 

Aunque Virginia jamás había estado en Irlanda (nació en Madison, Wisconsin, en 1922), cuando se la sometía a hipnosis se transformaba en Bridey, y usando un fuerte acento irlandés, narraba episodios detallados de su anterior vida.

 

 

Decía ser hija de Duncan y Kathleen y que se había casado con 20 años, con un abogado llamado Sean Brian McArthy, con quien se trasladó a Belfast, lugar en el que la reencarnada murió a la edad de 66 años.

 

 

Ocurrió que en 1954, William Barker, un periodista del Denver Post, viajó a Irlanda buscando evidencias que justificaran los datos que Virginia ofrecía. Muchos de los detalles que la mujer daba del lugar eran perfectamente correctos, pero en los registros estatales el periodista no encontró ni una sola referencia a Bridey ni tampoco los nombres de las personas que supuestamente recordaba.

 

 

Pero a pesar de este fracaso, el interés por la mujer “reencarnada” despertó tal entusiasmo que una cincuentena de periódicos le dedicaron varias páginas, apareciendo la historia en más de treinta países. Se escribieron libros, se comentaba el asunto en todas partes pero ni una pista real de la supuesta existencia de Bridey Murphy.

 

Pero alrededor de 1956, el periódico, Chicago American, decidió hacer una investigación en el pasado de Virginia encontrando grandes similitudes entre ésta y la de una vecina con la que tuvo relación siendo niña.

 

 

Cuando Virginia tenía apenas cuatro años, vivía con sus tíos en Chicago; allí, tenían por vecina a una mujer cuyo nombre de soltera era Bridie Murphy y que estaba casada con un tal Brian. Los nombres coincidían con la historia de la supuesta reencarnación. Además, la hermana de la anterior encarnación habíase caído por las escaleras al igual que Bridie, y las dos tenían un hermano que murió siendo niño.

 

 

Todo lo demás, los recuerdos de Irlanda, el acento, etc..., bien pudo haberlo aprendido de una tía suya, irlandesa para más señas, que contó a Virginia muchas historias sobre su país.

 

 

¿Sería, por tanto, esa supuesta reencarnación, un simple recuerdo de infancia, desvirtuados por los años? Da la impresión de ser así. ¿Nos podemos fiar entonces de esos recuerdos de una vida anterior?

 

Tendremos que seguir investigando.