La magia creativa de las velas y el incienso

05.05.2013 11:51

 

La magia creativa de las velas y el incienso

 
 
En las noches siderales de las épocas glaciares, cuanto frío, debió sufrir el hombre primitivo para poder superar las largas noches invernales.
 
El Fuego y su calor y poderlo reproducir, era para el hombre primitivo como entrar en contacto con la energía del Universo, y ser en parte dios, por ello gracias al fuego se eleva por encima de todos los demás seres vivientes, aproximándose a lo trascendente. Por todo ello es muy comprensible que haya ejercido una gran atracción y suscitado Magias y Fantasías en la mente humana, ejerciendo hoy un encanto, aunque solo sea a través de expresiones menores.
 
En algunas regiones, hoy día se encuentran huellas de las grandes ceremonias populares, miles de personas participaban en marchas y ritos, llevando cirios. Las procesiones que se mantienen aún en las costumbres populares, reproducen, aunque sea en una ínfima parte, la relación mágica y misteriosa entre hombre y el fuego.
 
En estos tiempos modernos, nos hemos alejado un poco de esas manifestaciones y ritos carentes de utilidad verdadera.
 
En magia, los rituales de fuego conservan su valor y sobre todo las Velas, las cuales siguen utilizándose en función de los ritos propiciatorios, para favorecer la concentración y permitirle al hombre mago entrar en sintonía con las energías que deberán ser canalizadas por su poder. Este es el motivo que hace que uno de los accesorios mágicos más empleados sean la Velas.
 
Las Velas, deben confeccionarse con pura cera de abeja y predisponerlas con aromatizaciones naturales, respecto de las energías que poseen los colores con las correspondencias planetarias
 
 
 
COLOR DE LAS VELAS Y CORRESPONDENCIAS
 
Vela Blanca: de la inspiración, aumenta el conocimiento y ayuda a solucionar los casos no resueltos espirituales.
 
Vela Amarilla: Favorece el amor espiritual y platónico.
 
Vela Anaranjada y Rojo Clara: favorece la actividad sexual y el amor material.
 
Vela Roja Intensa: Aumenta la sexualidad primitiva, la animalidad de fuerza y la capacidad de luchar.
 
Vela Púrpura o azul: Favorable para la meditación y para el contacto con el mundo de los espíritus.
 
Vela Marrón: favorece la amistad y el éxito.
 
Vela Celeste: Protege de los peligros, en los viajes y del mal de ojo.
 
Vela Verde: Ayuda a emprender nuevos trabajos y da seguridad financiera, favorece las nuevas amistades y refuerza las relaciones existentes incluso las de carácter social.
 
Vela Plata: Actúa contra la envidia y el mal invisible como la Sicobolia (Mal de ojo), y evita los daños de la habladurías.
 
Vela Oro: Favorece la buena salud, el Éxito, y la fortuna en general.
 
Vela Negra: Tiene la función de perjudicar.
 
EL INCIENSO
 
También, en las iglesias cristianas de todos los tiempos el perfume olivano (Incienso típico para las funciones religiosas) ha dejado recuerdos endebles escritos en nuestras células, y como ocurre con las llamas de las velas, al olerlo, algo atávico, se despierta en nosotros aunque no nos demos cuenta.
 
Cada persona habrá experimentado en sí misma, la sensación particular que da aspirar el INCIENSO, aunque no resulte agradable a todo el mundo, este recuerdo ancestral, se vincula al despertar de algunas energías latentes dentro de nosotros que al aflorar, tienen la posibilidad de sintonizar con las energías del mundo que nos rodea.
 
Para un buen practicante mágico, aromatizar, fumigar el ambiente en el que opera, es más que un ritual, sirve para predisponer la mente a la receptividad, incorporando la capacidad de penetrar los secretos cósmicos, y por este motivo el INCIENSO se utiliza conjuntamente a las velas.
 
El INCIENSO, sirve para purificar algunos hechizos y despertar algunas energías latentes.
 
En la parte más profunda del animo humano se propicia así, el resultado que se decide alcanzar.
 
Aquellas personas que quieran ellas mismas prepararse el INCIENSO para los rituales, deberían de tener en su haber un enorme conocimiento para ello.
 
Se sugiere, que se recurra sobre todo al que podrían encontrar ya preparado por algunos expertos del sector, o bien adquirir INCIENSO de los magos y añadirles unos aromas naturales muy sencillos para combinar su composición según un proyecto de finalidad muy preciso.
 
 Recordar que quemar el INCIENSO es una fase muy importante de los rituales que quiere realizar, puesto que a través de este gesto se pondrá en contacto con las entidades que presiden todas las situaciones humanas, para ello deberá utilizar perfumes penetrantes, pero no carentes de aromas, como si fueran solicitadas por las vibraciones que emiten los aromas del INCIENSO y atraídas al planeta humano por estos agradables perfumes mágicos, así pues las evocaciones serán fundamentales en el uso del INCIENSO.
 
Composición fundamental del INCIENSO propiciatorio:
 
INCIENSO, MIRRA, LAUREL, LAURO.
 
Si se desea se puede añadir aromas de verbena de pétalos de flores secas, también se le puede añadir sal y azúcar a voluntad según las motivaciones del trabajo.
 
Para personas deprimidas, añadir más sal, para hallar más serenidad, añadir más azúcar, todo ello se debe quemar en unos braserillos al efecto de color oro.
 
Inciensos más comunes y sus propiedades mágicas:
 
Mirra:  Para atraer al dinero.
 
Sándalo: Para la buena fortuna en los negocios y los asuntos de dinero.
 
Copal: Para purificar el ambiente y alejar a los espíritus dañinos.
 
Estoraque: Para proteger contra las malas vibraciones, para el éxito en los negocios y en el trabajo.
 
Sándalo y clavel: Utilizar estas esencias como perfume personal para el bienestar en la casa y en el trabajo.
 
Saumar con Mirra: Pasar un platito con azúcar quemada y regar esencia de azalea o flor de Nardo en el trabajo, sirve también para cortar envidias.
 
Lavanda y Siete Machos: Para cortar envidias en los negocios.
 
 
 
Preparaciones:
 
Para cortar las envidias en los negocios: Hervir un ramo de limpia, (los venden preparados en los mercados) con un chorro de Siete Machos y esparcirlo por la oficina o lugar de trabajo.
 
Para los hijos adolescentes problemáticos: Regar agua o loción de Agave en sus habitaciones.
 
Para atraer al novio o a la novia antes de verlo o verla: Darse un baño con rosas, azahares y Jazmín.
 
Para asegurar la fidelidad de la pareja sin que esta se de cuenta: Agregar 7 gotas de Jazmín, rosas y magnolias a su loción favorita o regarlas en la casa donde vive y si se trata de su habitación utilizar esencia de Chicharro.
 
Para buscar el amor: Echarse esencia de Rosas.
 
Como afrodisíaco: Si es en un baño, agregar un Té bien hervido con canela y perejil al agua, si es una ducha, hay que ponerse el Té al terminar.
 
Para que regrese la persona amada: Dividir con marcas una vela blanca en siete partes, hacer un agujero pequeño en cada división, poner un Pensamiento (Flor) morado en cada agujero y rellenarlo con el perfume preferido de la pareja:
 
Cuando este hecho, a las 7 de la noche decir el conjuro:
 
Con dos te miro
 
Con tres te ato
 
En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
 
Y la pareja regresará a partir de los siete días.
 
Para proteger el hogar: Colgar a la entrada una planta de Sábila con moños rojos atados a las pencas.
 
Para alejar a los espíritus hostiles y malvados: Atar con unos lazos rojos una rama de espino negro, una de avellana y otra de encina.