La Camarera de la Reina

27.06.2013 18:29

La Camarera de la Reina

 
 
 

 

 
 
Recortándose amenazador contra el cielo, en la cima de un risco de basalto, con una caída de 75 metros sobre el río Forth, se alza el castillos de Stirling, considerado por mucho tiempo, como la fortaleza más poderosa de Escocia.
 
 
Debido a su estratégica ubicación central, el poeta Alexander Smith, lo llamó "el gran broche" que "mantiene unidas las Highlands y Lowlands" (tierras Altas y Bajas Escocesas).
 
 
El edificio de piedra que ha llegado hasta nuestros días, se construyó en el siglo XV, en sustitución de un fuerte de madera que había dominado las llanuras circundantes durante cerca de trescientos años.
 
 
El Castillo de Stirling fue residencia favorita de Reyes y sus ventanas proporcionaron una posición estratégica para contemplar algunas batallas decisivas que sostuvo Escocia durante la Edad Media en su lucha para independizarse de Inglaterra.
 
 
En 1543, siendo todavía una niña, María Estuardo fue coronada Reina de Escocia en la capilla del Castillo y ya de adulta residió en él por temporadas.
 
 
 
Se cuenta que en los sombríos corredores de Stirling, acechan miríadas de fantasmas, en torno a los cuales se han tejido muchas leyendas. 
 
 
Una de ellas se refiere a la "Dama Verde", de quien se dice que ha sido vista a menudo por los habitantes del Castillo, incluso en épocas recientes.
 
 
Algunos afirman que fue en vida camarera de la Reina María y que salvó a su señora de la muerte.
 
 
La historia cuenta que la chica, después de tener la premonición de que María estaba en peligro, corrió a la cámara real y descubrió que las llamas estaban devorando las pesadas colgaduras del lecho; la reina estaba dormida, pero la sirvienta la puso a salvo.
 
 
María Estuardo relató más tarde que había una profecía según la cual un incendio en Stirling, iba a amenazar su vida.
 
 
Con el correr de los siglos, tomó cuerpo la creencia de que las apariciones de la Dama Verde, anunciaban incendios y otros desastres.
 
 
Se cuenta que fue vista por un cocinero de las tropas acuarteladas en ese momento en el castillo.
 
 
El hombre aseguraría luego que mientras estaba removiendo la sopa, tuvo la sensación de que alguien lo observaba; al darse la vuelta, vio una nebulosa figura de mujer vestida de verde. 
 
 
No se produjo ninguna catástrofe, a no ser por el desvanecimiento que sufrió el cocinero...
 
 
 
*************************************************************