El Palatine, Un Espectro Llameante

29.06.2013 17:02

 

El Palatine, Un Espectro Llameante

 

  

 

 

Con trescientos emigrantes a bordo, el barco Holandés Palatine, zarpó de Amsterdam en 1752, con rumbo a América. 

 

Después de una travesía brutal, en la que estuvo a punto de zozobrar por las tempestades, el navío encontró un trágico fin a la altura de la isla de Block, en la embocadura del estrecho de Long Island, más o menos por Navidad.

 

 

Según se dice, los saqueadores de naufragios encendieron falsas luces para atraerlo hacia las rocas, desvalijaron el barco y le prendieron fuego.

 

 

Los pasajeron fueron llevados a tierra, pero cuando las llamas devoraban ya el Palatine, un grito impuso el silencio entre los saqueadores: a través del fuego y del humo pudieron cer a una mujer que gateaba por la cubierta ardiendo, condenada a una muerte solitaria y segura.

 

 

En la Navidad del año siguiente y durante años sucesivos, los isleños de Block afirmaron haber visto regresar al Palatine en llamas.

 

 

En 1869, un anciano llamado Benjamín Corydon - que había crecido en la costa del continente, justo enfrente de la isla - admitió que había visto en ocho o nueve ocasiones a la nave fantasma, con sus velas "todas izadas y ardiendo", y que sus visitas cesaron cuando murió el último de los saqueadores que habían provocado su destrucción.

 

 

Pero quizá había hablado demasiado pronto: se ha informado sobre nuevas apariciones del barco fantasma en llamas hace tan solo unos cuantos años...