FANTASMAS ENTRE BASTIDORES

27.06.2013 18:54

FANTASMAS ENTRE BASTIDORES

(El actor William Terriss fue considerado como el primer ídolo del público.
Se dice que desde su asesinato, ocurrido en 1897, se ha visto muchas veces
a su fantasma en el Adelpi Theatre, en la foto aparece con el aspecto que
tenía en el siglo XIX.
 

 

 
Según todos los informes, los fantasmas abundan en los teatros del West End Londinense.
 
Por supuesto, es probable que los mismos empresarios teatrales promuevan los informes sobre encantamientos para animar la recaudación de taquilla, pero hay tantas personas diferentes, público, personal del teatro y actores que afirman haber sido testigos de este tipo de fenómenos, que resulta muy difícil creer que todas las historias sean un engaño.
 
Por ejemplo, docenas de personas aseguran que han visto al desconocido "Hombre Gris", de quien se dice que encanta el segundo piso del Theatre Royal, situado en Drury Lane.  Se dice también que el espectro de Sir Charles Wyndham, primer propietario del Neq Theatre, (llamado más tarde Albery Theatre), permanece allí entre bastidores y que en el Old Vic se aparece una mujer atormentada que se retuerce las manos como Lady Macbeth.
 
La actriz Margaret Rutherford, famosa por su interpretación de la Srta. Marple, es solo una más entre las muchas personas que afirman haber tenido encuentros en el Haymarket Theatre con el fantasma de John Buckstone, director del mismo hasta su muerte en 1879.
 
En 1963, durante la representación de una popular revista musical en el Haymarket, el director de escena se quedó horrorizado al ver a un hombre, - al que tomó por un tramoyista despistado- , justo detrás de uno de los actores. Cuando ya estaba a punto de dar la orden de bajar el telón para poder expulsar del escenario al culpable, la figura desapareció de repente.
 
El director se dio cuenta entonces, de que esa persona llevaba puesta una larga levita y que se ajustaba a la descripción de Buckstone.
 
De entre los supuestos fantasmas teatrales, uno de los más famosos es el de William Terriss, que a finales del siglo XIX, era el primer actor en todas las obras que se representaban en el Adelphi Theatre.
 
La crítica y el público le adoraban por igual, pero inspiró una fanática envidia en un actor secundario llamado Richard Prince; el día 16 de diciembre de 1897, Prince apuñaló a Terriss en el pecho cuando se aproximaba a la puerta del escenario. Antes de morir en brazos de la primera actriz, se oyó susurrar a Terriss: "Regresaré".
 
 
Muchos sostienen que Terriss cumplió su palabra...
 
En el transcurso de las décadas se ha venido asegurando que emanan de su antiguo camerino luces extrañas y ruidos de golpes. Asimismo, se dice que su aparición no solo se ha visto en el Teatro, sino también en la cercana estación de metro de Charing Cross, donde solía coger el último tren para regresar a casa.
 
Las descripciones coinciden en detalles tales como la levita, el sombrero de copa y el bastón. Pero los testigos afirman que cuando intentan hablar con él, el espectro se desvanece inmediatamente.