ELEMENTOS COMUNES

25.05.2013 18:48
A través de complejos análisis de imágenes, muchas fotografías de ORBs han sido desmentidas. Como adelantábamos en las primeras líneas de este artículo, la mayoría de ellos son el resultado de condiciones atmosféricas, como humedad y lluvia. Es cierto que cualquier pizca de humedad en el aire o polvo puede alterar el resultado de las fotos y más si se usa el flash. Por este motivo, hoy en día los investigadores y estudiosos del caso, recomiendan siempre estar atentos a las condiciones ambientales cuando se toman las fotos o se graban los vídeos.
 
 
 
 
No obstante, también hay sólidos indicios de ORBs reales en las fotografías. Lejos de ser mugre o humedad en los lentes, se han presentado pruebas en donde la foto anterior o posterior de la secuencia en donde se revelan las esferas, fueron totalmente claras, ausentes de cualquier fallo. Por otra parte, diversas compañías que fabrican cámaras digitales han negado que la aparición de las esferas blancas sea un “defecto” en el mecanismo interno del aparato. Si estuviesen en verdad defectuosos, no mostrarían el defecto en forma circular, sino cuadrada, ya que estas cámaras forman la imagen basada en pixels o una gran multitud de cuadros.
 
Una de las teorías más aceptadas es que los ORBs podrían ser la energía transferida de una fuente u origen, como cables eléctricos de alto poder, calor, o baterías. La energía, como el agua en gravedad cero, es succionada “junta” en forma de esfera. De acuerdo a las leyes físicas, energía transferida de esta forma, asume su estado natural de un globo. Siendo esto así, ¿podríamos decir que dichas bolas de energía se alimentan para mantener su estado o acaso se forman de estas fuentes?
 
 
Para contestar éstas y otras interrogantes, en agosto del 2001, un grupo de físicos e ingenieros noruegos e italianos, integrado por Massimo Teodorani, Erling Strand y Bjorn Gitle Hauge, llevaron a cabo una exitosa misión de reconocimiento de este fenómeno y otros, en el Valle de Hessdalen, Noruega. Estas fueron sus conclusiones:
 
1.- El fenómeno luminoso es termo-plasmático.
2.- Las bolas de luz no son un solo objeto, pero están constituidas por muy pequeños componentes que se encuentran vibrando espontáneamente alrededor de un centro.
3.- Las bolas de luz son capaces de lanzar bolas de luces aun más chicas.
4.- Las bolas de luz pueden cambiar de tamaño y forma.
5.- La luminosidad de las bolas aumenta debido a la radiación que pueda haber en el área.