El DIARIO DEL CONTRALMIRANTE BYRD

22.05.2013 21:47
 
El DIARIO DEL CONTRALMIRANTE BYRD
 
Traducción del alemán realizada por el sitio web Hitlerismo Esotérico
http://libreopinion.com/members/neuschwabenland
 
 
Biografía de Richard Evelyn Byrd
 
Richard Evelyn Byrd provenía de una de las mejores familias de Virginia. Un miembro de su familia fundó en 1737 Richmond, la capital de Virginia.
 
Nacido el 14 de Octubre de 1888 en Winchester, Virginia, estuvo primero en las escuelas de su ciudad natal, donde pronto se puso de manifiesto que corría sangre de aventurero por sus venas. Ya con doce años realizó completamente sólo un viaje alrededor del mundo.
 
A continuación pasó por la academia militar de Virginia e ingresó en la academia naval, donde obtuvo su diploma en 1912.
 
Tres años después se casó el oficial de marina de 27 años con una chica de una familia distinguida de Nueva Inglaterra (USA), donde a partir de entonces vivió con su familia.
 
Durante la Primera Guerra Mundial, Byrd mandó las fuerzas navales americanas en las aguas canadienses, y en esa época surge en él su pasión por volar.
 
En 1921 se le jubiló con el grado de "Lieutenant Commander" y Byrd decidió dedicarse por completo a las investigaciones polares, realizando sus famosos vuelos polares.
 
En 1916 sobrevuela por primera vez el Polo Norte, y en Junio del año siguiente realiza Byrd un dramático vuelo trasatlántico desde Nueva York hasta Ver-sur-Mer, en Normandía, Francia. Los 6000 kilómetros los recorrió en 46 horas; para aquel tiempo un grandísimo mérito.
 
Richard E. Byrd dirigió también diversas expediciones en la Antártida y en 1919 fue ascendido a contra-almirante por sus grandes méritos.
 
 
Pero sus mayores descubrimientos le esperaban todavía. En 1947 se adentró volando con su operador de radio 2.700 kilómetros en la apertura de la Tierra en el Polo Norte, sin ser consciente de ello al principio.
Nueve años más tarde, el 13 de Enero de 1956, lo hizo también en el Polo Sur. Esta vez sin embargo voló Richard E. Byrd adentrándose 3700 kilómetros en el interior de la Tierra. Catorce meses después, el 11 de Marzo de 1957, moría Byrd decepcionado por no habérsele permitido compartir sus inmensos descubrimientos con la Humanidad.
 
Introducción
 
El encargo que recibió el almirante Byrd fue claramente definido por la Navy: sobrevolar el Polo Norte. Esto debía acaecer el 19 de Febrero de 1947. Pero en realidad voló Byrd, sin ser al principio consciente de ello, adentrándose en el interior de la Tierra. Byrd descubrió una entrada al "mundo interior".
Byrd entró en contacto con los "altos y rubios seres con ojos azules". Recibió un mensaje para la Humanidad del "mundo exterior". Esta advertencia permaneció junto con anotaciones durante muchos años bajo llave.
Autoridades del gobierno de los EE.UU., en especial el Pentágono, fueron los responsables de esta represión.
 
Prefacio del almirante Byrd
 
Este diario lo escribiré en secreto y oculto. Contiene mis anotaciones sobre mi vuelo ártico del 19 de Febrero de 1947.
Estoy seguro de que llegará el día en que todas las suposiciones y reflexiones del hombre se disiparán para convertirse en nada y se tendrá que reconocer la irrefutabilidad de la verdad evidente.
Se me ha denegado la libertad de publicar estas anotaciones y quizá nunca lleguen a la luz de la opinión pública.
Pero yo tengo una tarea que cumplir, y lo que yo he vivido lo dejaré aquí escrito. Confío en que todo esto pueda ser leído, en que venga un tiempo en que la ambición y el poder de un grupo de personas no pueda ya ocultar más la verdad.
 
 
DEL LIBRO DE ABORDO
 
Tenemos considerables turbulencias. Ascendemos a una altitud de 2.900 pies (aprox. 885 metros).
 
Las condiciones de vuelo son de nuevo buenas. Se pueden ver enormes masas de nieve y hielo bajo nosotros.
 
Notamos en la nieve bajo nosotros un tono amarillento. Ese cambio de color sigue un patrón preciso.
 
Descendemos para poder observar mejor este fenómeno.
 
Ahora podemos reconocer distintos colores. Vemos también patrones rojos y lila.
 
Sobrevolamos la región otras dos veces, y después volvemos al curso en que estábamos.
 
Volvemos a chequear la posición con nuestra base.
 
Transmitimos todas las informaciones referentes a los patrones y a los cambios de color del hielo y la nieve.
 
Nuestras brújulas se han vuelto locas.
 
Ambas, la brújula giroscópica y la brújula magnética, giran y vibran.
 
Ya no podemos comprobar nuestra posición y dirección con nuestros instrumentos.
 
Sólo nos queda la brújula solar. Con ella podemos mantener la dirección.
 
Todos los instrumentos funcionan titubeantemente y extremadamente lentos.
 
Sin embargo no podemos determinar una congelación. Podemos distinguir montañas ante nosotros.
 
Nos situamos a 2.950 pies (aprox. 900 metros). De nuevo tenemos fuertes turbulencias.
 
Hace 29 minutos que hemos visto las montañas por primera vez.
 
No nos hemos equivocado. Es toda una cadena montañosa.
 
No es especialmente grande. Nunca ante la había visto.
 
Entretanto estamos directamente sobre la cadena montañosa.
 
Seguimos volando en línea recta, siempre en dirección norte.
 
Tras la cadena montañosa hay verdaderamente un pequeño valle.
 
A través del valle serpentea un río.
 
Estamos asombrados: aquí no puede haber un valle verde.
 
Aquí hay cosas que no concuerdan.
 
Bajo nosotros debería haber masas de hielo y nieve.
 
A babor las pendientes de las montañas arboladas con altos árboles.
 
Toda nuestra navegación ha dejado de funcionar.
 
La brújula giroscópica se balancea continuamente en un ir y venir.
 
Desciendo ahora a 1.550 pies (aprox. 470 metros).
 
Hago girar acusadamente al avión hacia la izquierda.
 
Ahora puedo ver mejor el valle bajo nosotros.
 
Sí, es verde.
 
Está cubierto de árboles y zonas de musgo.
 
Aquí dominan otras condiciones de iluminación.
 
En ningún lado puedo ver el sol.
 
Hacemos de nuevo una curva a la izquierda.
 
Ahora divisamos bajo nosotros un animal adulto.
 
Podría ser un elefante. ¡No! Es increíble, parece un mamut.
 
Pero de verdad es así. Tenemos bajo nosotros un mamut adulto.
 
Ahora bajo aún más.
 
Ahora estamos a una altura de 1.000 pies (aprox. 305 metros).
 
Observamos al animal con los prismáticos.
 
Ahora es seguro - es un mamut o un animal que se le parece mucho al mamut.
 
Radiamos las observaciones a la base.
 
Sobrevolamos entretanto otras montañas más pequeñas.
 
Yo estoy mientras tanto totalmente asombrado.
 
Aquí hay cosas que no concuerdan.