¿A quiénes podemos encontrar y para qué usarla?

25.05.2013 21:01
 
 
¿A quiénes podemos encontrar y para qué usarla?
 
 
Los expertos del tema dicen que por la ouija es imposible hacer contacto con Dios o con el Demonio, sino con otro tipo de seres. Uno puede contactar con almas en pena, espíritus que se encuentran confundidos y que generalmente no saben que están muertos (esto suele pasar en casos de muertes violentas, inesperadas o atroces), los espíritus burlones, bastante pesados y peligrosos, ya que conocen secretos nuestros, quienes suelen hacerse pasar por familiares fallecidos. 
 
Podríamos usar la ouija para comunicarnos con un alma en pena o perdida que se encuentra, por ejemplo, en una casa. Algunos las ayudan para que comprendan su situación, y en el caso de un alma perdida, para que tome conciencia de que ya murió y pueda descansar en paz. 
 
 
 
La realidad de la Ouija
 
Paco Azorín (Químico e Investigador del Fenómeno OUIJA) 
 
Sesión Ouija dirigida por Paco Azorín No puede ser verdad. Me resisto a creer que en los albores del año 2000, cuando ya estamos en las mismísimas puertas del siglo XXI, el mensaje más difundido y, por tanto, el que más directamente llega a la gente sobre el fenómeno ouija, es el del miedo; el de que hay que tener muchísimo cuidado porque podemos encontrarnos con entidades peligrosas que pueden apoderarse de nuestras mentes e incluso, muchas de ellas, terminan instalándose en nuestra propia casa sin que nada ni nadie pueda librarnos de ellas. 
 
No obstante, lo más paradójico y anecdótico de todo este asunto es que muchas de estas personas que tanto temen a la ouija y tan mal concepto tienen de ella o no la han practicado nunca o, en todo caso, lo han hecho de forma muy superficial, por lo que no tienen suficientes elementos de juicio para poder opinar sobre ella ni, por supuesto, para ir dando consejos de este tipo a los que se inician en su práctica. 
 
 
Estoy de acuerdo en que el tablero ouija, al igual que cualquier otro fenómeno que caiga dentro de la fenomenología paranormal, no debe ser practicado por los niños nipor individuos que aún se encuentren en proceso de formación de su personalidad ya que, en estas condiciones, el mecanismo de autodefensa psíquica no está debidamente desarrollado y, en este sentido, estas personas pueden ser fácilmente vulnerables.
 
 
Pero esta verdad incuestionable no puede servir de excusa para que nadie utilice la táctica machacona y mezquina de ir metiéndole el miedo en el cuerpo a la gente y de crear un clima hostil de recelo y temor hacia este fenómeno paranormal. 
 
 
Me permito la licencia de poner un ejemplo aclaratorio: si yo quiero convencer a un niño de que aún no puede llevar el coche de su padre, no le puedo decir que el conducir es una cosa muy peligrosa y que todos los días hay cientos de muertos en las carreteras por lo que ni se le ocurra la idea de coger un volante; por el contrario, lo más apropiado será decirle que, unos años más adelante, ya estará capacitado para hacer prácticas, sacarse el carnet y, de forma prudencial y metódica, incorporarse a la circulación general. 
 
 
Está claro entonces que, al igual que el verdadero peligro no consiste en conducir unvehículo sino en intentar hacerlo sin práctica y sin carnet, el fenómeno ouija no es tampoco peligroso por sí mismo sino cuando intentamos practicarlo sin la debida preparación. 
 
 
Metiéndonos de lleno en el tema, sabemos que la ouija es un fenómeno a través del cual es posible contactar telepáticamente con supuestas entidades de muy diversas categorías; pero, realmente, ¿es tan fácil obtener comunicados de estas supuestas entidades con una simple tabla de ouija? La respuesta a esta pregunta es no. Muchos son los grupos que practican la ouija; son muchas, también, las sesiones que se realizan en el planeta al cabo del día, pero buenas comunicaciones telepáticas donde haya un verdadero transvase de información, muy pocas.
 
 
Así, para que una sesión ouija pueda llegar a buen puerto, es imprescindible que el grupo participante reúna los siguientes requisitos: 
 
1º- Debe existir la máxima afinidad entre sus miembros, ya que no podemos olvidar que el fenómeno funciona y se rige, entre otros factores, por mecanismos de afinidad y, en este sentido, cualquier tipo de dispersión entre sus componentes dificultará el posible contacto y la categoría del mismo. 
 
2º- Los participantes o algunos de ellos deben ser buenos emisores y receptores telepáticos(cosa muy poco frecuente);no olvidemos que lo que se pretende es establecer una comunicación telepática. 
 
3º- Como mínimo un miembro del grupo debe actuar como hilo conductor entre la entidad o lugar con el que se conecta y el grupo; es decir, debe constituirse en un canal psíquico a través del cual la comunicación telepática tiene lugar. 
 
 
En la inmensa mayoría de las sesiones ouija donde no se consigue establecer ningún tipo de contacto o, en todo caso, tiene lugar de manera muy deficiente, suele ser debido a que la posible información que podría llegar al grupo vía telepática no encuentra un verdadero hilo conductor o canal psíquico a través del cual pueda propagarse. 
 
 
Un paso de gigante en el estudio y comprensión de la fenomenología ouija sería poder contestar a la siguiente pregunta: ¿realmente en una sesión ouija se contacta con verdaderas entidades, como pueden ser extraterrestres, intraterrestres, espíritus, etc. o, por el contrario, todo se reduce a una broma pesada de nuestra mente? 
 
Naturalmente no es nada fácil poder contestar a esta pregunta y, para que se comprenda claramente la complejidad del tema, voy a hacer un repaso de los principales tipos de supuestas entidades que suelen manifestarse en las comunicaciones ouija aunque, eso sí, no pretendo abarcar toda la variada casuística que suele presentarse en dichas sesiones.