Los lugares más Embrujados del Mundo

17.04.2013 20:58

 

 

Castillo Hermitage.
 
 
Se encuentra en Escocia. Fue construido en el año 1240. Su dueño, William de Soullis,  fue acusado de practicar magia negra y matar a algunos de los niños de las cercanías. Los gritos y ruidos extraños son parte de los sucesos extraños que ocurren en este sitio. El castillo fue testigo de historias de traiciones y venganzas entre los nobles británicos.
 
 
 
Castillo de Castelluccia.
 
 
 
 
 
Actualmente es un hotel; la leyenda dice que uno de sus moradores, el Conde Rimbabito debido a sus deudas de juego tuvo que vender a todos su caballos; por el cambio tan brusco, los animales murieron poco después. Se asegura que los galopes aún se escuchan por las noches en las cercanías del castillo.
 
 
Castillo de Bally Gally.
 
 
 
 
Ubicado en Irlanda; la leyenda cuenta que un noble ansiaba con desesperación tener un heredero; cuando su esposa por fin dio a luz a su hijo fue encerrada por orden de su marido en una torre del castillo. Su muerte se debió a que cayó desde lo alto de esa torre. Dicen que su fantasma todavía recorre los pasillos del castillo.
 
 
 
Dragsholm Slot.
 
 
 
Se encuentra en Dinamarca. Según los relatos tres fantasmas habitan en él, el más famoso corresponde a Jacobo Hepburn, cuarto marido de la reina de Escocia, María Esturado. Hepburn fue prisionero del rey de Dinamarca durante los últimos diez años de su vida en este castillo, la columna a la que estuvo encadenado todavía se conserva y se pueden ver un surco a su alrededor donde presumiblemente murió desesperado por el amor perdido.
 
 
Castillo de Edimburgo.
 
 
 
Se encuentra en la ciudad escocesa que le da nombre, las historias que lo rodean son muchas ya que en su interior hay habitaciones secretas, túneles y pasillos llenos de mitos. Uno de los principales es que un soldado fue enviado a entregar un mensaje por un túnel secreto, el mensajero nunca llegó a su destino. Se dice que la voz del soldado cantante puede ser escuchada a través de los muros.
 
 
 
Castillo de Orava.
 
 
 
 
Se localiza al norte de Eslovaquia. Se dice que cuando un hombre llamado Marek miró la montaña sobre la cual está construido, dijo que levantaría un palacio ahí aunque lo hiciera con ayuda del diablo. Éste se apareció y aceptó construir la fortaleza en 7 días a cambio del alma del hombre. Cuando el diablo cargaba la última piedra que le faltaba, amaneció el octavo día, como muestra de su enojo arrojó la roca al río, lugar donde todavía se encuentra.