Fotografiando Fantasmas

PROYECTILES MISTERIOSOS, Misterios de lo Desconocido

11.02.2014 21:01

 

PROYECTILES MISTERIOSOS

 
    
  
 Adoquines del tamaño de un puño aterrizan en 1846 a los pies
de los sorprendidos viandantes, después de rebotar contra las
puertas y ventanas tapiadas de la casa de un carbonero parisino.
 
 
 
En la mañana del día 10 de Noviembre de 1962, el investigador psíquico Raymond Bayless leyó en el periódico Los Angeles Time, que una familia llamada Lowe había sufrido recientemente, durante cuatro meses, un bombardeo de piedras y guijarros en su casa de Big Bear City, California.
 
Para la oficina del Sheriff del condado de San Bernardino, el caso constituía un misterio desconcertante, pero para Bayless tenía todos los ingredientes de un fenómeno Poltergeist.
 
El lanzamiento de piedras es un arquetipo de actividad poltergeist que viene registrándose por todo el mundo, como mínimo desde el siglo XIX.
 
En el año 858, la pequeña población alemana de Bingen, al lado del Rhin, recibió una lluvia de pedruzcos; en 1592, llovieron piedras de cerca de nueve kilos cada una en una granja de Oxfordshire, Inglaterra; en 1903, un holandés que vivía en Sumatra se despertó en mitad de la noche por los guijarros que caían sobre él desde el techo de su dormitorio.
 
Por extraño que parezca, pocas de las personas implicadas en incidentes de este tipo, han sufrido daños graves. Casi invariablemente, las piedras parecen llegar flotando como plumas hasta sus blancos.
 
Las dirigidas contra la familia Lowe en 1962 aterrizaron con una suavidad semejante. Loa proyectiles también caían en un ángulo muy parecidos al de los copos de nieve y muchos de ellos estaban calientes al tacto.
 
Para Raymond Bayless, todas estas incongruencias eran características "típicas de los fenómenos Poltergeist". Típicas fueron también la multitud de teorías surgidas para explicarlo: qu las piedras habían sido catapultadascon tirachinas o arrastradas por fuertes vientos, que se trataba de una lluvia de meteoritos o que habían sido producidas y arrojadas por gases del subsuelo.
 
 
Sin embargo ninguna de ellas se sostuvo en pie cuando fueron investigadas.  Al final, en la oficina del sheriff de San Bernardino seguían estando tan perplejos como los policías franceses que investigaron un incidente similar ocurrido en Paris en 1846.  Uno de los gendarmes escribió preocupado: "¿De dónde vienen estos proyectiles, que por su peso y la distancia a la que son lanzados no pueden, claramente, proceder de mano humana?".
 
 
 
 
Los criados de una casa de St.Quentin, Francia, retroceden
atemorizados cuando unos proyectiles invisibles perforan
la ventana produciendo agujeros semejantes a balazos,
sin romper los cristales. El Poltergeist presuntamente
responsable de este incidente ocurrido en 1849,
desapareció cuando se despidió a uno de los sirvientes.
 

 

FANTASMAS ENTRE BASTIDORES. Misterios de lo Desconocido

11.02.2014 20:56

 

FANTASMAS ENTRE BASTIDORES

 

(El actor William Terriss fue considerado como el primer ídolo del público.
Se dice que desde su asesinato, ocurrido en 1897, se ha visto muchas veces
a su fantasma en el Adelpi Theatre, en la foto aparece con el aspecto que
tenía en el siglo XIX.
 

 

 
Según todos los informes, los fantasmas abundan en los teatros del West End Londinense.
 
Por supuesto, es probable que los mismos empresarios teatrales promuevan los informes sobre encantamientos para animar la recaudación de taquilla, pero hay tantas personas diferentes, público, personal del teatro y actores que afirman haber sido testigos de este tipo de fenómenos, que resulta muy difícil creer que todas las historias sean un engaño.
 
Por ejemplo, docenas de personas aseguran que han visto al desconocido "Hombre Gris", de quien se dice que encanta el segundo piso del Theatre Royal, situado en Drury Lane.  
 
Se dice también que el espectro de Sir Charles Wyndham, primer propietario del Neq Theatre, (llamado más tarde Albery Theatre), permanece allí entre bastidores y que en el Old Vic se aparece una mujer atormentada que se retuerce las manos como Lady Macbeth.
 
La actriz Margaret Rutherford, famosa por su interpretación de la Srta. Marple, es solo una más entre las muchas personas que afirman haber tenido encuentros en el Haymarket Theatre con el fantasma de John Buckstone, director del mismo hasta su muerte en 1879.
 
En 1963, durante la representación de una popular revista musical en el Haymarket, el director de escena se quedó horrorizado al ver a un hombre, - al que tomó por un tramoyista despistado- , justo detrás de uno de los actores. 
 
Cuando ya estaba a punto de dar la orden de bajar el telón para poder expulsar del escenario al culpable, la figura desapareció de repente.
 
El director se dio cuenta entonces, de que esa persona llevaba puesta una larga levita y que se ajustaba a la descripción de Buckstone.
 
De entre los supuestos fantasmas teatrales, uno de los más famosos es el de William Terriss, que a finales del siglo XIX, era el primer actor en todas las obras que se representaban en el Adelphi Theatre.
 
La crítica y el público le adoraban por igual, pero inspiró una fanática envidia en un actor secundario llamado Richard Prince; el día 16 de diciembre de 1897, Prince apuñaló a Terriss en el pecho cuando se aproximaba a la puerta del escenario. 
 
Antes de morir en brazos de la primera actriz, se oyó susurrar a Terriss: "Regresaré".
 
 
Muchos sostienen que Terriss cumplió su palabra...
 
En el transcurso de las décadas se ha venido asegurando que emanan de su antiguo camerino luces extrañas y ruidos de golpes. 
 
Asimismo, se dice que su aparición no solo se ha visto en el Teatro, sino también en la cercana estación de metro de Charing Cross, donde solía coger el último tren para regresar a casa.
 
Las descripciones coinciden en detalles tales como la levita, el sombrero de copa y el bastón. Pero los testigos afirman que cuando intentan hablar con él, el espectro se desvanece inmediatamente.
 


 

FOTOGRAFIANDO FANTASMAS, Misterios de lo Desconocido

11.02.2014 20:54

FOTOGRAFIANDO FANTASMAS

 
  
 
(Se piensa que la figura que está en la silla, situada a la izquierda de esta fotografías, tomada en la biblioteca de Combermere Abbey, es el fantasma de lord Combermere, que había muerto tras ser arrollado por un coche de caballos)
 
 
Desde que se inventó la cámara fotográfica, la gente ha intentado fotografiar fantasmas.
 
Después de toso, ¿qué mejor prueba de la existencia de fantasmas que su imagen recogida en una película?, sin embargo lamayoría de estoas esfuerzos han fracasado o resultaron ser falsificaciones.
 
Tale fraudes existen desde los primeros tiempos de la fotografía, que coincidieron con el auge del espirirismo. En 1861, un fotógrafo de Boston llamado William Mumler empezó a hacer retratos en los que se veían unas imágenes borrosas que pretendían ser las de los difuntos seres queridos de sus clientes.  El negocio fue viento en popa hasta que se advirtió que las caras de los fantasmas se parecían a las de algunos bostonianos vivos, y que podían ser el resultado de dobles exposiciones o imágenes superpuestas.
 
Munler fue arrestado, pero el negocio fraudulento de la "fotografía de espíritus", continuó floreciente de una forma u otra.
 
A pesar de todo, siguen apareciendo de vez en cuando fotos de supuestos fantasmas cuya procedencia resulta convincente, cuando no incuestionable.
 
Se alega que las fotografías presentadas aquí son auténticas.
 
En todos los casos, el fotógrafo manifestó que había sido el primer sorprendido por los resultados.
 
La Srta. Sybell Corbet, dijo que se había llevado una fuerte impresión al ver la borrosa figura que aparece en la fotografía inferior, sentada en la silla situada en primer plano, ya que la habitación, la Biblioteca de Wellington Henry, vizconde de Combermere, se encontraba vacía cuando hizo a foto en 1891.
 
 
Se quedó aún más atónita al descubrir su parecido con lord Combermere, que acababa de fallecer y era enterrado ese mismo día.
 
 
 
 
 
 (Un experto que examinó esta foto, dijo que la imagen de la madre muerta de Mabel Chinnery que aparece en el asiento trasero, no podía deberse ni a un reflejo ni a una superposición de imágenes. "Apuesto mi reputación a que la fotografía es auténtica", declaró...
 

En 1959, la señora Mabel Chinnery manifestó una sorpresa similar al ver la foto superior.

 
Tras fotografiar la tumba de su madre, sacó esta instantánea de su marido; aunque estaba solo en el coche, mostró después de revelada a la madre de la señora Chinnery, sentada en el asiento de atrás. Un experto en fotografía que la examinó para un periódico, certificó du autenticidad.
 
Ralph Hardy, un clérigo canadiense retirado, fotografió en 1966 una elegante escalera en espiral del National Maritime Museum de Greenwich, Inglaterra, (abajo).
 
Afirmó haberse quedado muy asombrado al descubrir después,la imagen de la figura encapuchada que sube las escaleras.
 
Al parecer, los expertos, concluyeron que nadie había manipulado el negativo.
 
 
 
 
(En la parte derecha de la fotografía, un presunto espectro sube las escaleras agarrándose con ambas manos a la barandilla. A la izquierda se ve la parte inferior de las escaleras de caracol.

 

 

Elementos: 1 - 3 de 3