Catalepsia

La Catalepsia

18.04.2013 16:17

 

La Catalepsia
 
 
 
 
Si hay una enfermedad que merece el título de "escalofriante", seguramente es la catalepsia. Para los que no esté  familiarizados son sus síntomas a modo de resumen esta es definición:
 
Es un estado morboso caracterizado por la rigidez cérea de las extremidades, que pueden ocupar diferentes posiciones mantenidas durante un tiempo (cuerpo rígido e inmovil). El sujeto no responde a los estímulos, y el pulso y la respiración se vuelven lentos. La piel se pone pálida”
 
Basta pensar en semejante acumulación de síntomas para darse cuenta de lo cercano que esa descripción se parece a la de la muerte, sobre todo porque son condiciones que pueden durar un respetable tiempo (se han dado casos de meses). Estos síntomas sin duda en determinados casos simulan una muerte perfecta, ni el pulso ni la respiración son apenas perceptibles y salvo que se haga un encefalograma es muy dificil determinar si alguien ha muerto realmente, del temor a "morir" de esta forma y posteriormente "resucitar" en un ataúd o con una suerte aún peor trata este interesantisimo artículo que el periodista Natán Soláns publicó en varias revistas
 
 
Les recomiendo que lean el artículo entero pues es uno de los documentos más escalofriantes que se ha publicado hasta la fecha.  
 
 
La Catalepsia o "Muerte Aparente" siempre había capturado la atención de todo mortal desde que Edgar Allan Poe escribiera su "Entierro Prematuro" (Premature Burial, 1831.) contando casos que pasaron entonces. La verdad es que no tenía más material (Ni el-de-reserva, con que cuenta todo periodista.)
 
 
"... así que miré mi panel de corcho, en la pared, donde durante más de dos meses de 1983 me había dedicado a estudiar esta oscura afección. A ver: Le podía pasar a cualquiera, pero eran propensos los epilépticos, aunque fueran leves. Un buen día, cualquier vecino despertaba en la mañana y comprobaba con sorpresa que no podía moverse. Ni siquiera la jaula toráxica respondía a su voluntad. El corazón no se alteraba pese al pánico y uno parecía no respirar, aunque sí lo hacía con la lentitud con que un yogui muy avanzado realiza sus ejercicios de Pranayama (Control de la respiración, más o menos.). No podía tragar, ni cerrar los esfínteres, ni abrir los párpados... "
 
 
Enterrados vivos, han sido muchos los casos de exhumaciones de cadáveres en los que el fallecido aparecía mostrando síntomas de haber despertado en su ataúd, su sufrimiento hacía que algunos de ellos intentasen incluso suicidarse.
 
 
Luego, claro, despertaba.
 
 
Últimamente (Desde 1978) se somete a todo "muerto sospechoso" a un Electroencefalograma, donde sí, se revela la Vida del presunto muerto.
 
 
Pero... ¿en cuantos pueblos o comunidades del tercer mundo hay electroencefalógrafos?
 
 
Muchos turistas terminaron gritando en el ataúd de un exótico país extranjero.
 
 
Después estaban los húngaros.
 
 
Ellos tienen una costumbre, fruto de su obsesión por los no-muertos (Briscolakas.). Ningún velorio se salva de que en determinado momento la abuela de la familia clave una larga aguja en la planta del pié del fallecido; si la sangre sale carmesí, de un rojo vivo, se sabe que es un cataléptico.
 
 
Los temas se agotaban: Estaba la gente que, colocadas en la bóveda familiar lograba romper parte del ataúd, entonces al entrar el aire pero no poder salir por estar empotrados en esas especies de bibliotecas mortuorias, padecían gritando, llamando a un cuidador que estaba lejos, durmiendo la siesta. Las fuerzas flaqueaban, al final, una semana después, morían de hambre y principalmente de sed, luego de estropear el hígado bebiendo su propia sangre...
 
Estaban también los otros, los ignotos, los que eran enterrados: Si su cuerpo se momificaba, como pasa en muchos cementerios, por saturación de la tierra o por remedios o alcohol que ingería el muerto, se notaba algo raro cuando, al exhumarlos, la momia estaba boca abajo.
 
 
Los que se convertían en esqueletos nunca sería catalogados como catalépticos porque, es sabido, luego que los deudos se alejan llorando al abandonar a su ser querido, los enterradores golpean con picos y palas el ataúd para que la fauna cadavérica (Gusanos, babosas, escarabajos enterradores, hormigas, etc.)no tenga dificultad en su tarea; después de todo son compañeros de trabajo.
 
 
Al maltratar la caja también golpean cruelmente al ser querido y cuando, años después es removido el cuerpo, es solo un amasijo de huesos confusos, un rompecabezas; nunca se sabrá si despertó en la tumba.                                    
Pero existe un lugar en el mundo donde La Catalepsia puede estudiarse con precisión, donde puede hacerse una Estadística seria. En Guanajuato, Méjico, la tierra tiene una rara particularidad:
 
El exceso de Azufre (Sulfuro.)del suelo hace que ningún cuerpo se pudra en aquel cementerio; todos se momifican rápidamente, en unos 6 meses. Esto unido a la costumbre de cobrar una cuota mensual a la familia por la permanencia del muerto produce una atracción turística.
 
 
La cosa es así: Las familias locales son muy pobres, y como todos los pobres de Sud y Centroamérica comen muchísimo (Fíjense la diferencia de estos con los pobres de la India o África, casi esqueléticos.) y tienen montones de hijos. Esto hace que pronto se olviden de los que-se-fueron.
 

 

 

Elementos: 1 - 1 de 3
1 | 2 | 3 >>

miedo fantasmas espiritus ouija terror apocalipsis fin del mundo ovnis